La Navidad, una época para compartir, reconciliarse y festejar, pero, pocos hacen hincapié en el estrés de los regalos, el árbol, la cena, lo que te vas a poner, en fin. El hecho es que uno no puede andar flotando entre nubes rosas y, claro que muchas veces tenemos problemas con la pareja.

Estos son los desacuerdos que pueden surgir, pero, también se superan.

  • Infidelidad financiera

Sí, es muy común que cada quien realice sus compras por separado y no estén enterados de la cuota que llevan gastada. Es importante, que ambos lleguen a un acuerdo, en donde hagan una lista de pendientes y decidan a qué darle prioridad. De lo contrario terminarán sobrepasando el presupuesto y, además saldrán heridos emocionalmente.

  • ¿En dónde pasarán Navidad?

No importa el tiempo que lleven juntos, esta es una de las discusiones más frecuentes entre parejas. ¨¿Con tus papás o los míos?¨. Se recomienda no dejar la decisión para último momento, hay que hablar con la pareja y ser justos. Puede ser Navidad en una familia y Año Nuevo o en otra. Así, como pueden hacer la cena en su casa e invitar a ambas familias.

  • Cuidado con el alcohol

Estar con la familia, te hace sentir más libre y, sobre todo, seguro. Pero, no es bueno abusar de las copas de alcohol. Pues, como sabemos el comportamiento se altera y así como podemos entrar en depresión, también en euforia excesiva que provoca que actuemos de manera involuntaria. Lo cual puede disgustar a tu pareja.

  • Se tolerante

Una de las reglas principales al pasar Navidad en casa de tus suegros o tus padres, sin duda, es respetar sus reglas. En esa casa, se hacen las cosas como ellos digan. No intentes discutir sus tradiciones, porque estás hiriendo también las raíces de tu pareja. Sé más flexible y tolerante con eso, a final de cuentas es una noche de paz.