Pensando en la forma correcta de abordar este tema me puse a pensar, ¿es esto realmente posible?

Te debo confesar, y no por esto quiero ser pesimista, que es realmente poco probable tener éxito con tú negocio sin invertir en éste.

Por Karina Carrero – @kmbconsulting

Todo emprendimiento requiere una inversión inicial, independientemente que tu empresa sea algo físico como un café, un spa o algún otro tipo de negocio con un porcentaje alto de activos fijos (bienes muebles o inmuebles), o un negocio online.

Así que quiero dejes de pensar en emprender sin dinero por emprender con un bajo presupuesto.

Lo segundo es posible y requiere una estricta definición de cómo queremos iniciar el negocio, teniendo presente que dado este parámetro de limitado presupuesto debemos estar seguras de que lo que hagamos debe estar lejos de ser perfecto, y más bien se debe basar todo el proceso de lanzamiento con una alta expectativa de aprender en el camino.

¿Qué quiere decir aprender en el camino?

Esta frase nos ayuda a identificar, partiendo de un producto o servicio con unas características base, lo que opinan los primeros clientes de éste y de hecho obtener información de que requieren para que ese producto o servicio les sea totalmente funcional.

Se trata de crear un prototipo del producto o servicio el cual puede ser algo muy básico, no perfecto y quizás distante de lo que queremos tener como el acabo final de lo que venderemos en nuestro negocio.

En este sentido, para iniciar se requiere contar con presupuesto para los siguientes elementos:

  1. Generar el prototipo de nuestro producto o servicio, aunque sea lo más básico posible debe contar con las capacidades iniciales que pudieran ayudar a nuestro cliente potencial, para que éste le interese adquirirlo.
  2. Página web inicial, quizás básica, pero informativa de tu empresa (para mi es muy importante contar con una para dar formalidad al negocio): puedes decidir desarrollarla directamente por lo cual, asumiendo que tienes las habilidades para hacerlo, debes destinar presupuesto para la subscripción anual y alguna otra funcionalidad de arranque que requieres de tu website (no es recomendable quedarse con la opción gratis que puedas obtener dado que no da muy buena imagen de tu empresa).
  3. Promoción en redes sociales: acá podrás optar por la opción más económica que es llevarlo tu directamente para lo cual deberás invertir tiempo en conocer exactamente cuál es la forma de manejar esto.
  4. Al menos dos meses de capital de trabajo, estimando los gastos fijos mensuales necesarios para funcionar (salarios, oficinas, servicios, entre otros).
  5. Gastos legales: registro de la empresa, marca y derechos de autor.

De esta forma, estos serían los requerimientos mínimos para iniciar un negocio con bajo presupuesto.  Por último, salvo que las circunstancias te vean forzada a tomar la decisión de independizarte, lo ideal es planificarse personal y financieramente para hacerlo, de esta forma el proceso creativo y los requerimientos de energía estarán enfocados en el negocio, y no en lograr resultados financieros rápidamente para cubrir tus propias necesidades.

Karina Carrero de The Company Doctor, síguela aquí.

Loading...