Iba en el elevador, luego de salir de un taller de emprendimiento, y le pregunté a una chica de qué se trataba su negocio. Su respuesta fue algo así:

“Bueno, a mi me encanta hacer cosas con mis manos, desde chiquita, hacía cosas para mis tías, mis vecinas, la abuelita… hacía de todo, ropa, accesorios, vestidos de baño y hace un tiempo empecé a venderle a mis compañeras de trabajo, y tengo una cuenta en Instagram y allí la gente ve la ropa que hago…. todo lo del reciclaje me encanta, uso telas de vestidos viejos y tapitas de botellas, bolsas de papel, cualquier cosa que me encuentre. Tengo una chica que me ayuda a confeccionar mis diseños y …. ”

Por María Luisa Osacar – @Maluosacarfeliu

¡Ring! Llegamos a la planta baja y no logró terminar de contarme sobre su negocio. Y yo no logré entender realmente de qué se trataba, ni qué hacía.

¿Qué les pareció esta respuesta? Larga y confusa, ¿verdad?

Seguramente, aunque ella viva de su negocio y tenga mucho tiempo haciéndolo, no tiene idea de cómo presentarlo de forma clara y concisa.  Lo peor de todo, es que esto no solo le pasa a la chica del elevador si no a muchas personas más.

¿Por qué?

Por que nunca se han tomado el tiempo de pensarlo y ponerlo en papel.

La clave está en que puedas escribirlo en dos o tres líneas. Que en esas lineas (cortas) vaya el mensaje principal. Si después tienes más tiempo para extenderte, pues, mucho mejor.

Para eso debes responderte algunas preguntas. Hacerlo te ayudará a que puedas definir tu negocio de forma clara y concisa, por si acaso algún día tú eres esa “chica en el elevador”.

Ten claro quién es tu cliente:

Esto es básico. Pero no solo es pensar quién es desde el punto de vista demográfico, si no también tener muy claras cuáles son sus necesidades y frustraciones. Qué es eso que tu vas a ayudarle a resolver.

Cuál  es tu propuesta de valor:

Piensa qué es lo que tú ofreces que sea diferenciador, qué te hace único y especial vs tu competencia.

Tu por qué:

Todo negocio tiene un por qué. Evidentemente, todos tiene algún interés económico, pero más allá de eso, piensa cuál es la razón que mueve tu negocio, por qué te inclinaste en un negocio de esa rama (moda, cocina, arte, servicios, etc.)

Luego de esto escribe de qué se trata tu negocio en una frase. Puedes usar esto para guiarte:

Ayudo a personas a (escribe necesidad) a través de (tu producto o servicio) + tu diferenciador + para o por qué (por qué lo haces)

Otros aspectos importantes:

Siempre piensa quien es tu publico. La frase anterior te sirve para cualquier persona que te pregunte, pero si sabes que vas a hablar con alguien que tenga intereses particulares entonces enfócate en las necesidades de cada uno.

Por ejemplo:

  • Si es un posible cliente, háblale sobre la necesidad que vas a resolver.
  • Si es un proveedor, añade como pueden crecer juntos o hacer alianzas
  • Si es un inversionista, como ha crecido tu negocio y a donde planeas llevarlo.

Por último, practica siempre frente al espejo, una y otra vez, hasta que salga natural.

Si te gustó esta nota, sigue a Malu en sus redes sociales aquí.