La tecnología está en todas partes y está aquí para quedarse. La tenemos en nuestros hogares, oficinas, escuelas y siempre accesible en la palma de nuestra mano. Tanto así que ahorita nos estás viendo desde un dispositivo electrónico.

Por Johana Hall – @cdcpanama

Si bien hay miles de cambios positivos que la tecnología ha hecho y continúa haciendo en nuestra vida diaria, no es un secreto que también viene con sus inconvenientes.

La mayoría de las veces, a las generaciones mayores les gusta señalar a los Millenials, y a los más jóvenes, por estar conectados a su tecnología, ¡la realidad es que los padres y los adultos mayores no son mejores! A medida que los adultos pasan cada vez más tiempo en sus teléfonos, tabletas y computadoras portátiles, ¿qué impacto tiene eso en la salud mental y el desarrollo? 

Existen  nuevos estudios que muestran que el tiempo de pantalla de los padres es más impactante de lo que piensas. Demasiado tiempo en la pantalla causa problemas de comportamiento en niños pequeños

De los padres que participaron en el estudio, el 40 por ciento de las madres y el 32 por ciento de los padres admitieron algún tipo de adicción al teléfono, incluso sintiendo la necesidad constante de revisar los mensajes, pensar en las llamadas o los mensajes entrantes con frecuencia, o sentir que usaron sus teléfonos demasiado en general.

Sabemos que pasar demasiado tiempo en las redes sociales y con la tecnología puede tener un impacto negativo tanto en la salud física como en la salud mental de los adultos, y que los niños que pasan horas pegados a las pantallas no tienen mejores resultados.

Lo que los investigadores descubrieron es que cuanto más tiempo pasan los padres en sus teléfonos y otros dispositivos (incluso en la televisión), menos interacciones significativas tienen con sus hijos. Cuando el tiempo que un niño pasa con su padre o madre es interrumpido por la tecnología, el niño se siente frustrado y sin importancia. Esto hace que el niño sienta la necesidad de actuar para recuperar la atención perdida, la mayoría de las veces de manera negativa. 

Los investigadores apodaron el fenómeno «tecnoference» en las relaciones de los padres con sus hijos, lo que significa que las interacciones cotidianas fueron interrumpidas por dispositivos móviles o digitales.

El estudio examinó 170 hogares de padres en los Estados Unidos con niños que tenían poco más de tres años. Se les preguntó a los padres sobre su uso personal de teléfonos inteligentes, computadoras portátiles, tabletas y otros: cómo los usan, cuándo los usan, por cuánto tiempo, y la investigación se centra principalmente en cómo el uso interrumpe el tiempo familiar, como revisar los mensajes de texto durante la cena o durante el tiempo en familia.

También se les pidió a los padres del estudio que recordaran la frecuencia con la que su hijo se quejaba, era hiperactivo, estaba irritable o de mal humor, o en general actuaba o se comportaba mal en los últimos dos meses. Después de ajustarse al estrés, la ansiedad, los ingresos, la educación y otros factores relacionados con los padres, el estudio encontró que incluso una pequeña cantidad de interrupciones en la participación de padres e hijos debido a la tecnología están asociadas con problemas de comportamiento de los niños.

La mala conducta en los menores se asoció en gran medida con las adicciones a los teléfonos inteligentes de sus padres, e incluso más fuertemente con el uso de teléfonos inteligentes de la madre que con el padre.

Cuanto más a menudo los padres informaron que experimentaron tecnoference, más tuvieron problemas de comportamiento con sus hijos.

Aunque los investigadores sostienen que no pueden asumir una correlación directa entre el comportamiento de los niños y el nivel de uso de la tecnología de sus padres, sí están de acuerdo en que ciertamente existe una relación, particularmente entre un niño y su madre. 

 

Otros efectos en la salud de demasiado tiempo de pantalla

Está claro que pasar demasiado tiempo en el mundo virtual en comparación con el mundo real está teniendo efectos perjudiciales para la salud y el bienestar de los adultos, adolescentes y niños. Algunos otros impactos negativos de pasar grandes cantidades de tiempo en nuestros dispositivos son: 

  • Visión y salud ocular.
  • Salud mental y depresión.
  • Salud cardiovascular y mayor riesgo de diabetes.
  • Cuello, espalda y otros problemas musculoesqueléticos debido a una mala postura
  • Desarrollo del cerebro y problemas de aprendizaje.
  • Problemas de déficit de atención.
  • Problemas para dormir

A pesar de todos los atributos positivos de la tecnología, está claro que permitirle consumir su vida es perjudicial para la salud mental, física y emocional de toda su familia. La pregunta sigue siendo cómo cosechar los beneficios de la tecnología sin permitir que se interponga en el camino de un hogar feliz y saludable.

¿Cómo protegerse y proteger a su familia de los efectos negativos de la tecnología?

La tecnología no es del todo mala, pero cuando comienza a alejarse de las interacciones significativas con sus hijos, algo debe cambiar. Hay muchas maneras en las que puede continuar disfrutando de la tecnología sin que se haga cargo de su tiempo familiar.

  • Limitar el tiempo de pantalla para todos: Muchos padres ponen límite a la cantidad de tiempo que pasan en la computadora o frente al televisor para sus hijos, pero ¿qué hay de ellos mismos? La creación de reglas para todos los miembros de la familia, incluidos ustedes mismos y el cumplimiento de las mismas, garantiza que cada día tenga un tiempo de calidad ininterrumpido con sus hijos.
  • No hay teléfonos en la mesa: La hora de la cena es a menudo una de las pocas veces que las familias ocupadas tienen cada día para pasar el tiempo juntas para charlar, educar y compartir historias sobre su día. Tener teléfonos, TV u otras formas de tecnología en la mesa conduce a la distracción y desalienta las conversaciones importantes.
  • Elige otras actividades en lugar de películas: Si bien la noche de cine familiar es divertida y puede ser una manera encantadora de pasar una tarde tranquila, la realidad es que mirar películas no promueve la conversación o la interacción. En cambio, ¿por qué no reemplazar la noche de cine familiar con una noche de juegos? Esto no solo brinda más oportunidades para que los padres y los niños hablen, sino que también ayuda a construir tradiciones familiares y recuerdos que durarán mucho más que una película.
  • Salidas divertidas… y deja los teléfonos en casa!: Tómese el tiempo cada fin de semana para salir y hacer algo en familia, ya sea en una caminata, jugando a la pelota en el parque o jugando a los bolos o al minigolf de interior si el clima no coopera y deja toda la tecnología en casa. O al menos en el auto.
  • Pon el teléfono en el modo avión sin ir a ninguna parte: Si le resulta extremadamente difícil ignorar su teléfono cada vez que escuche un «ping», configúrelo en modo avión o silencioso al menos hasta que los niños no estén haciendo su tarea o se vayan a la cama.

Esos correos electrónicos, mensajes de texto, los likes y comentarios en sus publicaciones de Facebook e Instagram estarán allí, ya sea que los revise inmediatamente o espere un par de horas. Sus hijos, sin embargo, solo son jóvenes por un corto tiempo, y antes de que se den cuenta, habrán crecido y se habrán ido. ¿Realmente quieres perderte su infancia y arriesgarte las repercusiones que tu adicción a la tecnología pueda tener en su desarrollo emocional y mental solo porque tu programa favorito estaba en marcha?

Recuerde, la tecnología está destinada a aumentar nuestras vidas, no a tomarlas. Hazte un favor a ti y a toda tu familia y baja el teléfono. Usted y sus hijos serán más felices y más sanos gracias a ello.

Sabemos que te encantó esta información, te invitamos a seguir a Joha en sus redes sociales aquí.

Loading...