Hoy en día son cada vez más las personas que tienen ese gusanito interior que les invita a emprender. A algunas de pronto le viene la idea a la mente y ponen todo su empeño en sacarlo adelante, pero, lo cierto es que no a todos nos viene esa idea de negocio de manera tan fácil.

Por María Luisa Osácar – @maluosacar

Lo que pasa es que, antes de pensar en una idea de negocio, hay dos ingredientes importantes que debes tener muy presente: Tu Pasión y Tu Misión.

La verdad es que la mayoría de los mortales, estamos metidos en la carrera del día a día y no nos tomamos el tiempo en pensar esas dos cosas, pero a la hora de emprender son fundamentales.

¿Por qué?

Porque te dan un norte y compromiso contigo misma, así como también, te ayudan a identificar en qué áreas te puedes enfocar y generar tu idea de negocio.

Ahora bien, una vez hayas identificado tu Pasión (lo que te hace enormemente feliz) y tu Misión (aquello que se relaciona con tu pasión y que impacta a otras personas), entonces estas lista para dar el primer paso y definir tu formato de negocio. Aquí te dejo algunas opciones:

Haz tus productos y véndelos

Digamos que lo tuyo es hacer cosas con tus propias manos, entonces crea tu propia linea de productos y véndelas. Ya sea por internet, en mercaditos, a conocidos, haciendo consignación o yendo un poco más lejos y poniendo tu propio local. Todo depende de lo que a ti te guste, desde joyería hasta comida. Aquí lo importante es que definas algunos productos iniciales para tu portafolio y no empieces con muuuuchos productos porque te va a dar mucha complejidad e ineficiencia al principio.

 

Ofrece tus servicios

No siempre los negocios se relacionan con algo tangible. Tal vez lo que tu puedes ofrecer es un servicio que ayude a otra persona o la eduque. Por ejemplo, si sabes maquillar puedes dar servicios de maquillista pero también clases que enseñen a personas a maquillarse, vender tutoriales descargables etc. Busca como tus conocimientos pueden dar un valor agregado a alguien allí afuera.

Comprar y revender

Otra alternativa es que compres productos ya existentes y los revendas. Quizá cosas que no se consigan localmente de manera fácil pero que sean llamativos. Ahora bien, siempre relacionado con tu pasión y misión. Si lo tuyo es la moda, entonces busca cosas relacionadas con eso. Si te gustan las mascotas, busca algo para solucionar una necesidad de los amos de mascotas, etc.

Crea tu propia marca

Aunque suene como algo muy complejo, no lo es.  De acuerdo a tus intereses, busca productos que tenga aceptación, mira que puedes mejorarles y agregarles tu propio toque y mándalos a hacer con tu propia marca. Puedes distribuirlos localmente tu o venderlos a través de plataformas como Shopify o Amazon alrededor del mundo.

Marketing de Afiliación

Esta es una forma de generar ingresos que llegó para quedarse. Se trata de recomendaciones. Si lo tuyo es lo relacionado a maternidad, hacer recomendaciones de marcas o tiendas relacionadas a maternidad puede generarte ingresos, si las personas compran a través de un link asignado a ti. Esta opción es buena si te gusta escribir o quisieras inciar un blog, donde puedas establecer confianza con un público y luego recomendar productos. La clave aquí es que te vuelvas experta en un tema y solo recomiendes cosas que hayas usado y creas que son buenas.

Si te gustó esta nota, sigue a Malú en su Instagram aquí.