Unas de las consultas mas comunes que llegan a mí, tienen que ver con la tan famosa, pero a la vez poco conocida perla de leche.

En esta nota hablaremos un poco de ella, su origen, repercusión y tratamiento durante la lactancia materna.

Por Rosangel Medina, Educadora y Consejera de lactancia materna –@lactanciasocial

La data recolectada con relación a este “punto blanco” tan temido es poca, muchos investigadores desconocen las causas de su real aparición, sin embargo, se relaciona muchas veces con madres que tiene abundante producción de leche y que de cierta manera no drenan de forma adecuada sus pechos.

Básicamente los conductos obstruidos se asocian con la ingurgitación mamaria y pueden resultar en un bulto mamario localizado o en un área de color ruborizado; el pecho puede sentirse caliente; en ocasiones relejada en una ampolla blanca y dolorosa en el extremo del pezón que conocemos como: perla de leche o burbuja de leche.

 

En general, hay una falta de síntomas constitucionales, aunque una fiebre de bajo grado no es infrecuente en los casos que no se diagnostican como mastitis. Estas complicaciones pueden hacer que la lactancia sea dolorosa y difícil, poniendo en peligro la nutrición adecuada del bebé.

Esto también puede causar ansiedad y frustración tanto para la madre como para el niño; y la mujer puede optar por interrumpir la lactancia, que generalmente agrava el problema.

Conozcamos algunas de causas de conductos obstruidos:

  • Colocar incorrectamente al bebé lactante sobre el pecho
  • Esperar demasiado tiempo entre mamadas.
  • Suplementar la lactancia materna con biberón.
  • Uso de un chupete.
  • Ciertos comportamientos infantiles durante la lactancia (tirón, estiramiento o torsión del pezón por parte del bebé).
  • Llevar portabebés pesados ​​hacia el frente.
  • Carteras o bolsas pesadas.
  • Uso de sostenes muy ajustados.
  • Mala nutrición.
  • Algunas corrientes los relacionan con la estación de invierno.

Sin embargo, como comenté al inicio no se ha sostenido una relación clara entre causa y efecto.

¿Qué podemos hacer para tratarlas?

Las terapias convencionales utilizadas para manejar estos casos incluyen la espera vigilante (porque los conductos bloqueados a menudo se resuelven en 24 horas), la aplicación de calor o frío (en seco), la acupuntura, la aplicación de hojas de col, el auto-masaje, el uso de diversos nutracéuticos o productos farmacéuticos y el uso de ultrasonidos terapéuticos.

No es necesario recomendar antibióticos si se desarrolla al menos que se encadene una mastitis combinada con fiebre.

Con respecto al uso de nutraceúticos, se cree que las secreciones de leche que permanecen en el pecho debido a los conductos obstruidos tienen una composición de grasa muy alta y por lo tanto una mayor tasa de absorción de líquidos, se ha postulado que la lecitina, un emulsionante de fosfolípidos, se puede usar para emulsionar esta secreción y, posteriormente, aumentar el vaciado del pecho la lecitina se prescribe comúnmente a las mujeres que tienen conductos obstruidos.

Alternar las posiciones del bebe se recomienda mucho como por ejemplo la posición en cuatro puntos.

Recuerda siempre contar con el apoyo de un experto que este de la mano con un medico conocedor de estos temas que se presentan durante la lactancia materna.

Sigue a Rosangel en sus redes sociales aquí y disfruta de su contenido gratuito. Conoce muchísimo sobre la lactancia materna y sus beneficios.

Fuente:

The ultimate breastfeeding book of answer, Newman, Pitman.
The Breastfeeding book, Sear and Sear.
Loading...