Llevas una vida profesional exitosa, te sientes feliz con lo que haces o al menos, los ingresos que tienes son de mucha utilidad para tu hogar… Sin embargo, cuando viene el primer bebé hay una mezcla de sentimientos que llegan a ti. Quisieras poder estar con él y dedicarle tu tiempo, pero por otro lado no quieres dejar a un lado tu vida profesional, por la cual tanto has luchado y que además aporta a tu familia.

Por María Luisa Osacar – @maluosacar

Este es un dilema muy grande, al cual se enfrenta millones de mujeres en todo el mundo. Algunas deciden sacrificar su vida profesional e incluso, muchos de sus “lujos” con tal de estar con sus hijos. Otras simplemente no pueden hacerlo y continúan con sus trabajos, mientras alguien cuida de sus pequeños.

Sea cual sea la opción, indirectamente las compañías se ven afectadas: o pierden a una colaboradora que puede ser muy valiosa para ellos o, por otro lado, pierden parte de su foco en el trabajo, por la situación mentalmente difícil que ella está viviendo.

Pero, ¿qué pasa si las empresas se vuelven Baby Friendly?

Buscar un punto medio, que ayude a la madre en esta transición a una nueva vida puede ser fundamental para empresas exitosas y para profesionales felices.

¿Qué podría hacerse diferente?

Lugares de trabajo flexible: Darle la oportunidad a la madre de trabajar una o dos veces a la semana desde casa, o por qué no, medio tiempo en casa y medio tiempo en la oficina.

Coaching para padres: Ayudar a los padres con coaching para hacer una transición del periodo de maternidad a volver a la oficina puede ayudar mucho a las madres a dejar a un lado ese sentimiento de culpa.

Educación sobre temas de maternidad: Los primeros años de los hijos pueden ser difíciles para una madre primeriza, pues hay muchas situaciones que no saben manjar. Dar talleres sobre salud en bebés o disciplina positiva pueden hacer la diferencia.

No importa si tu negocio es una empresa grande o, si simplemente son unos cuantos colaboradores. Incorporar estas prácticas pueden hacer de tu empresa, una empresa “feliz”, mejorara su clima organizacional y lograr un mayor compromiso de los que en ella trabajan.

¿Te gustaría tomarlas en cuenta?

Si te gustó esta nota, sigue a Malu en su Instagram aquí.