Cuántas veces te has repetido a ti misma, “no tengo tiempo” “quisiera tener más tiempo para mí” sin duda un sin fin de ocasiones esta frase acompaña nuestros más profundos anhelos. Muchas de nosotras soñamos con ponerle al día ¡más de 24 horas!. Pero, cuántas nos detenemos a revisar ¿en qué estamos invirtiendo nuestro tiempo?. ¿Cuán efectiva es la administración que hacemos de él y si estamos siendo productivas en el uso de este valioso recurso, irremplazable e irrecuperable? ¡Uhmmm! ¿ahí el número cambia cierto?

¿Qué pensarías si te dijera que la mayoría de nosotras entre 18 y 33 años pasa en promedio más de 5 horas y media sólo frente a la pantalla del celular, sin contar el tiempo de oficina? ¡Sorprendente no! 

Por: Vanessa Montilla Ferrer – @vanemontillaf

Por fortuna, nuestros smartphones tienen disponible una opción que nos facilita conocer cuánto tiempo pasamos frente a la pantalla y cómo invertimos el tiempo de uso del teléfono, se llama “Tiempo en pantalla” y habitualmente la reacción cuando entramos a consultar la información que nos brinda es “Whattttt!!!!” ¿todo este tiempo de mi vida lo invierto en redes sociales? ¡Porque créeme que las aplicaciones de productividad y creatividad no se llevan el primer lugar!  Si bien es cierto que hoy día el mundo está interconectado y la información es global, también es una realidad que el tiempo que estamos dedicando a nuestros teléfonos inteligentes nos está restando tiempo de calidad en familia, de ocio creativo y disfrute de espacios naturales. 

Un estudio reciente realizado por un equipo de psicólogos reveló que las personas entre 18 y 33 años pasan en promedio 5 horas y media al día frente a las pantallas de sus smartphone. El más reciente comercial de IKEA nos muestra como las últimas generaciones familiares saben menos de la historia de vida de sus abuelos y padres que del día a día de los influencers en redes sociales. ¿Te has preguntado cuánto sabes tú?, esto nos está pasando a todos, ven y te lo demuestro a continuación: 

Sin darnos cuenta, estamos dejamos de mirarnos a la cara y prestar atención en detalle a la presencia física de las personas que nos rodean, sin contar cuantos paisajes, conciertos o momentos con nuestros hijos dejamos de apreciar con todos los sentidos sólo por capturar el momento y cómo esto afecta nuestra salud. (ej.: mayor incidencia de desordenes emocionales, inseguridad, ansiedad e insomnio  se asocia a personas que transcurren mayor tiempo en redes sociales). Esto no puede estar bien, sobre todo cuando estas personas, requieren nuestro cariño y atención, nos llaman mamá, hija, hermana, esposa, amiga… cuando estos momentos que vivimos son irrepetibles y somos modelo de conducta para los más pequeños de casa. 

Si no me crees, acá te dejo un video ejemplo de cómo nos vemos a diario:

 

 

Entonces, cómo podemos revertir esta situación, ¡tiene que existir una solución conciliadora!

Lo más importante en definitiva es tomar conciencia de que debemos hacer un cambio, e identificar cuanto tiempo estamos pasando frente al teléfono para comenzar a definir límites realistas en su uso. 

Luego, podemos colocarnos metas diarias para disminuir este tiempo gradualmente, evitando de esta forma la ansiedad desmedida que nos genera estar ausentes de las redes (Nomofobia). Una buena opción es comenzar por programar límites para las Apps en la opción de tiempo en pantalla de nuestros teléfonos, de esta forma recibiremos notificaciones que nos ayudarán a recordar el tiempo que hemos definido mientras instauramos el hábito. 

Pongamos stop al teléfono y respetemos los espacios en familia y amigos.

Compartir junto a las personas que queremos son ocasiones perfectas para estar conectados al momento presente, no dejemos que las fotografías y la interacción en redes se vuelvan protagonistas de momentos únicos e irrepetibles, las personas no son eternas. Una buena estrategia es retar a pagar la cuenta a quien saque el teléfono en una reunión de amigos. 

Proponte un día a la semana para hacer detox digital.

Olvídate de las redes por unas horas, créeme, las noticias y las fotos seguirán allí para tí, pero los momentos que pasan en tiempo real no. Identifica un espacio del día en el que sea oportuno utilizar el móvil sin descuidar tu productividad, seguridad y más importante aún, a tus seres queridos. 

Estoy segura que puedes lograrlo, piensa en todo el tiempo de calidad que ganarás para ti y tus seres queridos.

Si te gusto esta nota, compártela y luego de leerla proponte darle un abrazo a la próxima persona que pensabas enviarle un mensaje o un like, estoy segura que le sorprenderás y alegraras el rato 😉

Sigue a Vane en sus redes sociales aquí y enamórate de todo el contenido que comparte en sus redes sociales.