Como Fonoaudióloga, a menudo recomiendo a los padres utilizar un carrizo (popote) como ayuda en la estimulación del habla y la articulación.

Por Johanna Hall – @cdcpanama

Esto es debido a que bkeber con carrizo promueve el fortalecimiento y la coordinación de la lengua y desarrolla un plan motor más avanzado que beber de una taza o un vasito. Para beber de un carrizo, debe retraerse y levantar la lengua con la boca mientras coordina la deglución. Esto permite el fortalecimiento de toda la lengua y promueve una lengua fuerte y agradable para el desarrollo del habla. 

Al hablar se ponen en función los mismos músculos que se utilizan para succionar, tragar, alimentarse y beber. Beber con carrizo requiere de movimientos complejos y coordinados de la mandíbula, labios y lengua que fortalecerán los músculos faciales que posteriormente serán utilizados para hablar. De esta manera, la succión con carrizo favorece la producción del habla y la claridad en la emisión de palabras en los pequeños.

Muchos sonidos del habla se hacen con la lengua en esta posición / k, g, t, d /. Por otro lado, beber de una taza utiliza prácticamente el mismo patrón de tragar (músculos) que una botella y, por lo tanto, es esencialmente lo mismo que beber de una botella. 

Beber de un vasito (forma de pico) requiere el mismo movimiento de succión que la extracción de líquido de un pezón (pecho o biberón), por lo que no mejora mucho las habilidades. Al succionar, la punta de la lengua hace la mayor parte del trabajo y las partes posterior y media de la lengua hacen muy poco. Así que por eso.

Regularmente, la succión con carrizo (pajilla/popote), suele darse entre los 6 y 8 meses de desarrollo del bebé, ya que en esta etapa se inicia el control del tronco y cuello del bebé lo que permite cosas como sentarse sin apoyo. Tomar con carrizo , puede funcionar también como una manera de calmar o “centrar” a un niño antes de actividades que requieren de atención focalizada.

Enseñar a beber con carrizo es un proceso que requiere paciencia y persistencia, pero vale la pena el tiempo y el esfuerzo. También es muy desordenado, especialmente al principio, ¡así que saca los baberos! Cuanto más beba el bebé de un carrizo, mejor se pondrá él / ella. Los niños  inicialmente escupen gran parte del líquido que están chupando y empapándose. No se rinda si esto sucede con usted, mejorarán con la práctica.

Hay muchas otras actividades con carrizo que puede hacer para obtener aún más beneficio de la motricidad oral, como:

  • Beba líquidos más espesos (como un batido de leche): serán más difíciles de chupar en el carrizo , por lo que los labios, las mejillas y la lengua tendrán que tensarse más y trabajar más para atraerla hacia arriba.
  • Beba a través de pajitas curvas (como carrizos locos): mientras más vueltas y curvas, más lejos tiene que ir el líquido y más difícil tiene que chupar. ¡Y son divertidos!
  • Idealmente, solo ¼ ”del carrizo debe ir dentro de la boca para beber. En esta posición, el líquido se deposita en la parte frontal de la boca, donde es más fácil de manejar y es menos probable que cause tos / aspiración. Y también obtienes un mejor entrenamiento de habilidades motoras orales (la lengua se retrae más, los labios se sellan mejor y las mejillas tienen más tensión).

Lo más importante que debe buscar es un carrizo que no sea demasiado blando (por lo que su niño no pueda morderlo con demasiada facilidad, ¡eso es trampa!) Y no demasiado grueso.

Si quieres conocer más tips sobre estimulación de lenguaje, te recomendamos que sigas a Joha en su instagram aquí.