El actor Luke Perry, conocido por la serie “Beverly Hills, 90210”, falleció hoy a los 52 años tras sufrir un derrame cerebral la semana pasada, según ha confirmado su publicista Arnold Robinson a la prensa.

El intérprete murió en el hospital St. Joseph, de la localidad de Burbank (California), rodeado de su familia y amigos más cercanos.

Nacido y criado en Fredericktown, Ohio, Perry saltó a la fama junto a Jason Priestley como los galanes de la exitosa serie juvenil “Beverly Hills 90210”, que se transmitió de 1990 al 2000.

También apareció en un puñado de películas, como “The Fifth Element” (“El quinto elemento”), ”8 Seconds” (“8 segundos) y “American Strays”. Trabajó en el drama carcelario de HBO “Oz” y le prestó su voz a series animadas como “The Incredible Hulk” y “Mortal Kombat”. En años recientes actuó en las series “Ties That Bind” y “Body of Proof”.

Actualmente interpretaba a Fred Andrews, el padre del personaje principal de Archie Andrews, en la serie “Riverdale” de The CW, una versión oscura del libro de historietas “Archie”, aunque es más conocido por el papel de Dylan McKay en “Beverly Hills, 90210”.

Loading...