Un caso de incendio se hizo viral en las redes sociales por una actitud simple que puede salvar vidas: mantener la puerta de los dormitorios cerrada en la noche cuando nos vamos a dormir.

Los bomberos de la ciudad de New Fairfield, Estados Unidos, compartieron en Facebook dos imágenes de una puerta de un hogar que sufrió un incendio. En las fotos se puede ver cómo esta sencilla precaución evita que se propaguen las llamas, disminuyendo el riesgo de muerte en estos casos.

En la publicación, el cuerpo de bomberos explica que la puerta cerrada está protegiendo el dormitorio del fuego. Mientras que en uno de sus lados la puerta está hecha cenizas, en el otro está intacta. El hecho de estar cerrada evitó que las llamas invadiesen esta habitación del hogar.

Además de reducir el humo dentro de la habitación, esta acción tan trivial ayuda a disminuir la temperatura y mantener los niveles de oxígeno dentro del dormitorio. «Si este dormitorio hubiera estado ocupado, la puerta cerrada podría haber salvado una vida», dicen los bomberos en la publicación.

Esta mañana, algunos miembros de los departamentos de bomberos de New Fairfield, en conjunto con otros departamentos, respondieron a la llamada de un incendio en una residencia. Los propietarios y el perro de la familia están bien. Las fotos debajo son un gran ejemplo de la importancia de mantener las puertas de los dormitorios cerradas mientras se duerme.

La puerta retratada en ambas fotos es una puerta de núcleo hueco que da a un dormitorio. Mientras que la parte frontal quedó severamente dañada, la puerta cerrada protegió el dormitorio y su contenido. Si este dormitorio estuviera ocupado, la puerta cerrada podría haber salvado una vida. La causa y el origen del fuego están bajo investigación y se cree que fueron de naturaleza accidental.

¿Qué hacer en caso de incendio?

  • Si percibes que hay fuego en tu hogar, intenta descubrir su origen, pero sin acercarte demasiado al foco. Si es posible apagarlo, utiliza un extintor; en caso contrario, llama al cuerpo de bomberos de tu zona.
  • Si sientes calor intenso, no te quites la ropa; esta puede proteger tu piel contra las temperaturas elevadas.
  • El fuego puede propagarse por el aire: no abras las puertas o las ventanas.
  • Si no consigues salir de la casa, cierra una puerta y tapa las brechas todo lo que puedas, para que el humo no entre. Cúbrete la boca y la nariz con un paño mojado para evitar inhalar gases tóxicos.