Refuerza tus defensas desde adentro y dale el alimento adecuado a tu cuerpo para reducir los efectos del resfriado. ¿Quieres el secreto para enfermarte menos?

La gripe es algo que constantemente rodea en el ambiente y durante años ha sido una gran epidemia, sin embargo, también es cierto que estando en forma podemos pasar desapercibidos a las infecciones. No se trata de que existan productos milagrosos, ni jugos anti resfriados, lo que ayuda en realidad es adoptar una alimentación balanceada que refuerce siempre las defensas.

Según un informe del «Grupo de Inmunonutrición del CSIC» para que los mecanismos inmunológicos de la defensa se lleven a cabo con normalidad, se requiere un nivel adecuado y variado de determinadas vitaminas y minerales en tu organismo.

Debe ser un compromiso diario buscar alimentos ricos en nutrientes y aprender a conocer cuáles son los que realmente tienen un beneficio para tu cuerpo.

El equilibrio siempre será el secreto, mantener una alimentación balanceada hará que tu cuerpo esté preparado, incluye alimentos con nutrientes protectores para las defensas, mejor si son de origen natural para obtener el máximo de vitaminas, minerales.

Vitamina A: permite que las mucosas estén sanas, se encuentran en las frutas, como, sandia, ciruela, mandarina, melón, mango, durazno y toronja rosada. Verduras: tomates, camotes, calabazas, espinacas, plátanos, col, pimiento rojo, zanahorias, hojas de mostaza, lechuga romana, acelgas, brócoli y huevos, son ricos en Vitamina A, está sustancia ayuda en el mantenimiento de barreras naturales que tu organismo tiene contra las infecciones.

Vitamina C: ayuda a aumentar las defensas, se encuentra abundante en la grosella negra, guayaba, perejil, pimiento rojo, coles de bruselas, brócoli, kiwi, papaya y naranja, no permite que las defensas del cuerpo disminuyan previniendo fallas en el sistema inmunológico.

Vitamina E: restaura tus defensas, se encuentran en el aceite de oliva, las pepas de girasol, cereales integrales, frutos secos, yema de huevo, frutas como el aguacate o la papaya, en la leche o mantequilla, frijoles o garbanzos, semillas de chía y girasol, tienen propiedades antioxidantes y pueden ayudar a restaurar el sistema inmunológico cuando está debilitado, esto ocurre después de salir de tratamientos farmacológicos.

Cuando hay carencia de vitaminas y minerales perjudica al sistema inmune. La carencia de zinc, hierro o selenio puede generar desequilibrios en el sistema de defensas. El zinc está en los mariscos, los huevos, el pollo, las legumbres. El hierro lo encuentras en las legumbres y verduras de hoja verde. El selenio está muy presente en los frutos secos y en los cereales integrales.

Incluye también en tu alimentación, ajo y cebolla, crudos cumplen la función de antisépticos y cuidan las mucosas.

Cuando los virus logran pasar la primera línea defensiva de nuestro cuerpo –siendo estas las barreras protectoras externas (mucosas de la nariz, boca, vías respiratorias…)–, tienes muchas más posibilidades de curarte y de hacerlo rápido si tu sistema inmunitario está en forma.

Se ha demostrado que, la forma en la que el sistema inmune responde a la invasión de los patógenos depende en un 75% de los hábitos de vida.

¿Qué te ayuda a mantener lejos de tu hogar los resfriados?

Además de llevar una alimentación sana, hay una serie de buenos hábitos que te ayudan a que tu sistema inmune se vuelva más fuerte.

Duerme más de seis horas al día.

Cuanto más y mejor duermes, mayor es la concentración de glóbulos blancos en tu sangre. Respeta el tiempo de sueño recomendado (entre 7 y 8 horas), puesto que un buen número de células de las defensas se producen mientras dormimos.

Practica deporte a diario.

Cuando haces ejercicio tu cuerpo se oxigena más y activas la eliminación de toxinas, lo que favorece a tu sistema de defensas. Es preferible escoger algún tipo de ejercicio aeróbico, que permita mover muchas partes del cuerpo a la vez, como caminar, nadar o montar en bicicleta. Si lo haces regularmente aumentará tu capacidad defensiva ante cuerpos invasores

Controla tu peso

Está demostrado que las personas obesas sufren infecciones más frecuentemente, ya que su respuesta a los anticuerpos está disminuida. Y es que el sobrepeso provoca alteraciones en el funcionamiento de la insulina, encargada de facilitar energía a las células para que no se debiliten. En cambio, si estás en tu peso las células inmunitarias funcionan mejor.

No hacer dietas drásticas

Según la European Food Information Council,  no ingerir suficientes calorías influye en la capacidad inmunológica del organismo. Las dietas de menos de 1.200 kcal diarias pueden disminuir la capacidad del organismo de luchar contra las infecciones.

Aleja el estrés de tu vida

La relación entre el estrés y el sistema inmune es muy estrecha, se ha comprobado que el cortisol, la hormona que se libera en momentos de nervios, es capaz de modular el funcionamiento del sistema inmunitario. Un estudio de la Clínica Mayo (EE. UU.) ha demostrado que practicar disciplinas relajantes como la meditación, o el yoga ayuda a recuperar la salud del sistema inmunológico.

Ten una actitud positiva y vida social

Un buen estado de ánimo, tener vida social, una sexualidad activa, ayuda a reforzar tus defensas, ya que sentirse pleno y feliz, eleva los anticuerpos y suprime la liberación de hormonas dañinas.

Aunque a veces no somos muy conscientes de lavarnos las manos, aunque parezcan limpias, pueden haber estado en contacto con algún germen (empezando por el celular) y estos microorganismos invisibles, sobreviven incluso varias horas sobre la mayoría de las superficies.

Es muy importante lavarse las manos (antes de manipular alimentos y tras toser, estornudar o sonarte) este simple detalle te ayudará a evitar infecciones.

Tampoco se puede ir al extremo porque el exceso de limpieza en la higiene corporal (ducharse varias veces al día y lavarse las manos compulsivamente) no conviene, esto altera el manto lipídico de la piel, una capa formada por bacterias “buenas” que la defiende de virus y bacterias. La piel soporta al día solo una ducha con jabón.

Espero esta nota te ayude y te sirva para que cada vez sean menos los resfriados que lleguen a tu hogar, si mantienes estas recomendaciones al día notaras cambios y tendrás a tu familia en un ambiente más saludable. Sígueme en @masnaturalpty