Desde el día en que abrí mi correo y recibí por parte de nuestra editora el tema que me tocaba desarrollar para este mes, he estado reflexionando cómo debo enfrentar esta oportunidad que me ha dado la vida; para que el día de mañana mi hijo y tu hijo lean este escrito y conozcan lo valioso que ha sido para nosotras el saber que asumimos recibirlos en este mundo porque sabíamos que podíamos seguir adelante sin conocer barreras, solo porque Sí.

Por Kathy Villaverde – @soykathyvillaverde

Salir adelante siempre ha sido la única opción que tenemos, esta lección es la que nos enseñan nuestros hijos.  Sé que el viento siempre sopla en la misma dirección pero junto a mi hijo ha evolucionado mi pensamiento, mis sentimientos y mi sentido de responsabilidad. Por ende, procuro que cada brisa que se presente en nuestro camino represente un momento especial entre él y yo.

Nunca imaginé lo grandioso que sería ser mamá y mucho menos que estaría sola a cargo de la toma de decisiones de la vida de un pequeñín, lo que me convierte en una persona con mucha más responsabilidades.

¡Tremendo reto el que me ha tocado vivir!. A ti que hoy estás leyendo esta narración permíteme felicitarte porque si te ha pasado lo mismo que a mí tienes la posibilidad de dar lo mejor para que este ser humano que hoy te acompaña sea feliz todos los días de su vida en esta tierra.

Para mí como mamá soltera y de un niño de 4 años con una condición especial lo único realmente importante es poder cubrir sus necesidades básicas y cumplir con sus terapias cuidando en todo momento que el sienta mi amor. En la práctica, he podido observar que un niño amado es un niño que no conoce barreras y que disfruta de todo lo que hace.

Siendo la mamá y tutora de Eloy estoy experimentando la importancia de mi rol como adulto y el deber de ser responsable para que a mi hijo no le falte nada, lo que implica que día a día sea un niño feliz y todos los días le pregunto a Eloy, ¿Eres feliz?

A través de esta entrega quiero decirte que si te identificas conmigo debes intentar estar presente en la vida de tus hijos procurando que el tiempo que compartan sea de calidad. Calidad es un término determinante para desempeñar bien tu rol como mamá lo que implica sentirte plena y tener presente que debes concentrarte en “no hacerle a tus hijos algo que no te harías a ti”.  –Pilar Pitty

La vida es tan fugaz. Por lo que debes vivir cada día a plenitud.  Détente, vuelve a ser niño y mira a través del cristal de tu hijo. Enamórate de sus historias y de sus fantasías. Intégrate a su mundo. Rodéate de personas que saquen lo mejor de ti y siempre recibirás los efectos positivos de la vida de tu hijo. En el mundo de las madres solteras se disfruta más de la crianza aunque muy pocos hablen de ello.

Si te gustó esta nota y te identificas con Kathy, síguela en sus redes sociales aquí. 

Loading...