Cuando una pareja se va a vivir junta a una vivienda, es el momento en que el amor flota en el aire, a medida que van pasando los días la convivencia hace que salgan los roces normales de una relación…

Por Estefani Castillo – @mabezuluaga

Pero, en otras ocasiones y por diferentes circunstancias de la vida, es posible que tu suegra deba vivir con ustedes en su casa o en la de ella. Sea cual sea la situación si es un hecho sin reversión puede ser una situación un poco complicada de sobrellevar es por eso que te daré unos tips para que la convivencia sea llevadera.

LA SUEGRA EN CASA

Cuando se vive con la suegra los momentos de intimidad (en el sexo, discusiones, conversaciones financieras) se pueden reducir, es posible que este estado permita que exista un posible resentimiento; sin embargo, el ser humano es capaz de adaptarse a diversas circunstancias. Se pueden encontrar beneficios en su estancia como por ejemplo, ahorrar dinero en una persona que haga la cena, limpie la casa o cuide los niños y esto puede generar un tiempo adicional para ti y tu pareja. Lo importante es conocerse bien y querer llevarse bien.

LIMITES

Antes de ir a vivir juntos con tu suegra es necesario que te adelantes y hables con tu pareja sobre la vida todos juntos en el mismo hogar. Es mejor hablarlo antes de que las cosas sucedan para evitar discusiones innecesarias.

Es necesario establecer algunas reglas básicas para todo el mundo. Por ejemplo, puede haber turnos para limpiar el hogar, cuidar a los niños o hacer las comidas. Es importante que todos los miembros del hogar tengan responsabilidades acordes a sus capacidades.

MANTENERSE AL MARGEN DE LAS DISCUSIONES

Es importante dejar esta pauta clara, tu suegra no puede ni siquiera opinar en ninguna discusión con tu pareja. De querer hablar de las discusiones como pareja puede dar un consejo siempre y cuando sea eso y no una imposición.

QUE NO FALTEN LOS MOMENTOS DE PRIVACIDAD

Es fundamental hacer un plan de acción para que la estancia de tu suegra no afecte esos momentos importantes con tu pareja; esto sería una decisión como pareja ya sea una escapada en la semana o cada cierto tiempo, hará que todo fluya.

Imagen relacionada

Es necesario ver la situación de convivencia como algo que no es estresante y buscar siempre el lado bueno de las cosas para poder disfrutar de la vida y del tiempo juntos.

Si necesitas pedir ayuda no sientas vergüenza en hacerlo, en ocasiones es necesario para poder salvar la situación que te está haciendo daño a ti misma o a tu familia. En todo caso, debes tener en cuenta que tu familia y tu pareja es la prioridad ante todas las cosas.

No he llegado a vivir con mi suegra, sin embargo, sé que podría ser una posibilidad en un futuro, y para no preocuparme, pensé en esa posibilidad y decidí hacer un plan de acción para que esta decisión no afecte mi relación de pareja, ni mi vida familiar. Espero les sea de gran utilidad.

Si te gustó esta nota sigue a Estefani en su Instagram aquí. También te invitamos a seguir y conocer su emprendimiento @tradiciónysaborpty