Estimada mujer,

Quiero empezar por decirte que no estás sola, hay muchas cosas que nos pasan en la vida que sólo cuando las vivimos sabemos la intensidad de lo que conlleva y de lo que podemos ser capaces, bueno éste es uno de los casos. Te cuento mi historia…

Me crié en un hogar convencional, donde somos 4 hijas y en donde a cada una se nos respetó las cualidades, defectos y preferencias que tenemos y fuimos muy felices, a mí te tocó la vida “normal” de la hija mayor que sale del colegio, entra a la universidad, se casa, se va del país y adivinen? ¡La que quiere tener hijos!, bueno, para mí era de las cosas más normales y sencillas del mundo, más porque fui a un colegio sólo de mujeres y bueno, la mayoría de mis amigas ya eran mamás y realmente mi más grande anhelo es tener un bebé.

Bueno, siguiendo los pasos que yo misma elegí, decidí que era el momento de tener un bebé. Mi esposo y yo estábamos muy contentos con la decisión, super ilusionados con la idea de tener pasitos en la casa y que nuestro bebé jugara con nuestro perrito, que también es un hijo para nosotros, nos dimos a la tarea de empezar a buscar la oportunidad de quedar embarazados y con ansias esperábamos cada mes que los períodos no aparecieran. Pas´ 1 mes, 3 meses, 6 meses, 10 meses…… pensamos que era hora de visitar a un doctor para ver si había algún problema y poder solventarlo.

Visité un doctor por recomendación de otros doctores y empezamos a ir de la mano él, mi esposo y yo y sabíamos que eso iba a hacer que viniera más fácil nuestro más grande deseo…. Bueno, nos hicimos exámenes y supimos que todo estaba bien de parte de mi esposo y yo, así que empezamos con métodos que el doctor nos dejó y los seguimos al pie de la letra. Pasaron 6 meses y nada, me descubrieron quistes en los ovarios y me tuvieron que operar, tuvimos que descansar por un par de meses y empezamos de nuevo, pasaron otro par de meses y por segunda vez caí con quistes mas grandes que los primeros, todo esto por mi síndrome de ovario poliquístico.

Decidimos con mi esposo de hacernos una fertilización invitro, nos llenó mucho de alegría porque nos daban mucha esperanza con esa fertilización, personalmente pensé que ahora sí no había fallo y que en un par de meses ya iba a poder hacer todos los regalitos para la familia y amigos y darles la buena noticia que iban a ser abuelos, tíos, padrinos etc etc.

¿Saben?…..no pasó nada….. los embriones no funcionaron, ¿se imaginan que desilusión, tristeza, impotencia y mil cosas más que se sienten al recibir una noticia así?, bueno, todos al mismo tiempo y encima la deuda financiera en la que nos habíamos metido…. Fue un golpe muy duro para nosotros como familia y un sentimiento muy caótico para mí como mujer que acostumbramos a buscarle 5 patas al gato y a pensar más allá de lo razonable.

Lo razonable era imposible en ese momento, pero siempre hay una luz en el camino que te hace pensar en qué momento de la vida estás y realmente es cuestión de actitud levantarse de golpes que la vida le da a uno. Tuve la mala noticia que no sería mamá en ese momento, pero la buena que uno de mis emprendimientos estaba floreciendo, fue una noticia muy buena porque me ocupé en vez de preocuparme, empecé a pensar en que realmente quizás no era el momento porque tenía que crecer más como mujer, como emprendedora y como esposa y fueron cosas que pensándolas desde la perspectiva correcta me hicieron muy feliz porque Dios te da lo que necesitas en el momento adecuado, no cuando nosotros queremos.

A ti mujer que no has podido quedar embarazada aún, te digo…

No estas sola, no eres la única mujer que ha pasado por momentos difíciles tratando de llegar a ser mamá habemos muchas que nos apoyamos desde el anonimato pero seguramente estamos a la par tuya para escucharte. El hecho que no podamos tener hijos por alguna razón no significa que no servimos como mujeres, somos mujeres extraordinarias porque sabemos lo que queremos y trabajamos por que las cosas pasen.

No nos demos por vencidas, un hijo siempre es una bendición, pero para nosotras definitivamente será un milagro…

Con amor, Yo.

 

Loading...