Cuando ves el titular, a lo mejor te identificas sin pensarlo. Esta es la situación de MUCHAS personas, hombres y mujeres, que se han mudado a Panamá. Es una realidad a la que tenemos que enfrentarnos y hoy tenemos el honor de ver un testimonio y nota de una mujer a la cual admiramos MUCHÍSIMO en Así Soy Mujer. Una colaboradora que AMA con PASIÓN su profesión, pero que también ama con PASIÓN su emprendimiento.

La vida nos lleva a encontrar fronteras donde jamás las veíamos. Mira toda la nota de Jetza Makeup –  @jetza_makeup 

Amar lo que somos, nuestra esencia es vital, reinventarnos y salir de nuestra zona de confort, nos renueva como seres humanos y potencia nuestras habilidades. Nos permite vivir experiencias increíbles que nunca imaginamos.

Nuestra profesión no puede definirnos, limitarnos, encapsularnos, no somos lo que estudiamos. Sea cual sea tu circunstancia y la decisión de vida que te ha llevado a un plan B, el crecer y aprender es parte de la vida.

Te comparto brevemente, decidí lo que quería estudiar desde muy pequeña estaba en tercer grado, cuando tomé la decisión de ser odontóloga. Solo el olor a eugenol cuando mi mamá me llevaba a el seguro me hacia soñar.

Crecí determinante y mi sueño era entrar a la universidad central de Venezuela, la mejor Universidad del País, y que para la mayoría era imposible entrar. Más si no eras de influencia o de buenos recursos.

Mi sueño nunca se detuvo, nada me hacia cambiar de parecer ni los recursos ni la dificultad de ingreso, estudié por cuatro meses para presentar el examen de admisión, 2000 personas presentaron, para 100 cupos,  y adivinen que,  quede, y fui la número 50.

Busqué un trabajo de teleoperadora de noche de 6pm a 12am, asistia a clases de 7 am a 5pm,   y por cuatro años consecutivos pude costear mis estudios, fue duro, arduo, trabajar y estudiar con un horario super rígido.

Logré mi sueño, obtuve mi titulo con muy buena calificación con sacrificio lo conseguí. Rapidamente vi los frutos, con constancia ahorre y decidí especializarme y eso fue lo que me trajo a Panamá.

Los años fueron pasando y la situación país empeorando, vendí todo lo que había logrado, e invertí en negocios de comida, por años funciono, pero luego llego a su fin junto con mi relación de matrimonio de 10 años.

Creí haber perdido todo, renuncie a toda la estabilidad que había construido por años y añadido a eso no podía ejercer mi profesión. La fe, el amor propio, y mis deseos de superación me llevaron a reinventarme y escribir una nueva historia, una nueva vida.

Todos tenemos un talento, algo que nos apasiona, que hacemos con facilidad, que es universal y que podemos hacer desde cualquier lugar.

Mi carrera era de servicio amo la atención, la relación con personas, enseñar, aprender, crear, el arte, fue así como el maquillar que fue mi hobby desde los quince años resulto ser mi mayor salvación.

Estudié maquillaje y fui perfeccionándolo año tras año. Luego que termino mi especialidad como ortodoncista en la universidad de Panamá decido actualizarme y preparame en las mejores escuelas.

Lanzando mi emprendimiento Jetza Makeup servicio y capacitación de maquillaje profesional a domicilio. Todo mi amor, mi enfoque mi día a día esta en este pequeño espacio. que de a poco crece y crece.

Me ha dado tanta, pero tanta fuerza, gratificación, amor, satisfacción, frustración, retos, me ha abierto espacios, he podido cambiar vidas, llevar un mensaje, viajar por el mundo, estar en la vida de muchas personas, pertenecer a grupos de mujeres increibles, soñar, vivir, disfrutar y un sin fin de cosas maravillosas.

No he desechado mi profesión como ortodoncista, sigo esperando el tiempo para revalidar que ya va corriendo. Quizás algún día lo retome, tenga trabajos paralelos, no lo se, hoy vivo el presente a plenitud y ser una makeup artist es mi ahora.

Con esta pequeña historia quiero transmitirles esa energía que esta dentro de nosotros y que es capaz de lograr grandes cosas. Podemos irnos por el mismo rubro de nuestra profesión  pero enfocarlo de una manera distinta, asesoría, venta proyectos online, etc.

Desarrollar nuestro talento paralelo, o porque no iniciar algo de cero, eso que siempre hemos querido hacer.  Nuestro trayecto es corto y nos merecemos todo eso que somos capaces de anhelar, dejar nuestra huella y elegir, no dejar que la vida nos suceda.