La avena es el cereal más usado para desayunar al ser considerado el más sano. Esto,  especialmente por deportistas de alto rendimiento, ya que les aporta carbohidratos, fibra, betaglucanos y mucha energía.

Por Maru Méndez, Coach Especialista en Nutrición Integrativa y Personalizada – @Maruhealthy 

Sin embargo debes saber y considerar varias cosas:

  1. La avena contiene avenina, una prolamina precursora del gluten, es decir, la avena así diga gluten free en el empaque se va a transformar en gluten en tu intestino y se va a comportar como tal. Lo que puede generar inflamación y diversos síntomas a corto, mediano o largo plazo.

2. Remojarla, antes de prepararla, es buena idea. Esto para eliminar los llamados «antinutrientes» que son proteínas y moléculas que pueden causar pesadez y otros trastornos gastrointestinales.

3. Considera rotarla y alternarla constantemente con el fin de evitar que tu organismo se sensibilice y empieces a generar reacciones.

4. Si te hace sentir pesado o con algún tipo de malestar suspéndela.

5. Prefiere hacerla en agua y así evitaras potenciar sus posibles efectos pro inflamatorios al mezclarla con leche de vaca.

6. Existen miles y mejores opciones de carbohidratos para desayunar, como por ejemplo yuca, plátano, otoe, pixvae.

Para seguir explorando este y otros alimentos por inflamatorios, solicita una asesoría personalizada para cambios de hábitos, escríbeme. Te dejo mis redes sociales aquí.