Algo que muy frecuentemente escucho de mis clientes es el miedo a que le copien algún producto o que los imiten.

Son de temas muy interesantes que vale la pena explorar para sacarle el mayor provecho, lo sufren las grandes empresas, y puede ser algo muy positivo para tu negocio.

Por Karina Carrero- @Kmcb.consulting

Cuando tu negocio es imitado

En este punto vale la pena explorar qué tomaron de tu negocio y si realizaron algunas adaptaciones. Este proceso de exploración puede hacerse en forma directa usando un “mistery shopper” o indirectamente solo siguiendo y observando sus actividades.

Si su resultado es bueno por un tiempo considerable, digamos al menos 12 meses, han realizado su propia versión de tu propia idea con éxito, si este no es el escenario busca rápidamente como capturar esos clientes que creo este nuevo negocio para ti.

¿Pero qué debes hacer tú?

Continuar con tu negocio y diferenciarte en variables como: buen servicio y desarrollar experiencias positivas para tus clientes con tus productos o servicios.

En este punto siempre propongo ver cómo puedes crear algún tipo de alianza con este nuevo competidor. Puede existir la posibilidad de convertirte en su proveedor para algo que tu perfectamente ya produces o sirves en tu empresa, y que para ti el surgimiento de estos “imitadores” puede convertirse en una fuente de ingresos adicionales.

Esta es la estrategia de maximizar tus oportunidades de ingresos teniendo al “enemigo cerca”.

Pero la diferencia está en la ejecución

Supongamos con todo lo que te acabo de escribir no se materializa, entonces la única opción que tienes es hacer lo tuyo de la mejor forma posible porque la diferencia está en la ejecución.

Los pasos a seguir en forma inmediata son:

  1. Analizar tu estructura de costos y tus precios: es momento de ser lo más eficiente posible para evitar que tu margen de ganancias sufra por clientes que se desvían a la competencia.
  2. Tener claramente identificadas tus fortalezas y tus oportunidades de mejora: realizar un plan de acción para implementar en forma progresiva los cambios que sean necesarios (por ejemplo: ¿desde cuándo no pintas tu negocio o haces alguna actualización en tu página web?)
  3. Desarrolla un plan de seguimiento para las acciones de tus competidores y replica aquello que a ellos les ha resultado exitoso a tu estilo: se trata de ingresar a la competencia de una forma elegante.

La idea con todo esto es lograr diferenciarte de los nuevos competidores con un enfoque estructurado, sólido y consistente. Algo muy importante, es que esto solo sea una iniciativa más para tu negocio y no el foco de todo tu tiempo.

Recuerda que debes seguir vendiendo para mantener tu propio negocio, por lo que no te obsesiones con tus imitadores.

Si te gustó esta nota sigue Karina de The Company Doctor aquí. También puedes visitar su sitio web para que puedas saber TODO lo que puede ayudarte con tu emprendimiento. 

Loading...