Cuando la circulación falla, puede ser responsable de todo tipo de problemas cardiovasculares y nerviosos, como los accidentes cerebro vasculares, problemas cardíacos, arteriosclerosis, varices, entre otros.

Por Natalia Duarte – @masnaturalpty

La mayoría de problemas relacionados con la circulación se debe a la mala alimentación, consecuencia de esto la obesidad, el sedentarismo y el abuso de sustancias nocivas para la salud son los principales responsables.

Según la Medicina Tradicional China, gozar de una correcta circulación sanguínea depende del chi o energía de bazo e hígado.

Cuidar el sistema linfático también es básico para evitar la mala circulación, ya que recoge a través de la linfa buena parte de los residuos que circulan por la sangre; luego este líquido es transportado de nuevo al torrente sanguíneo.

Mantener una vida activa, evitar el estreñimiento, elevar las piernas al descansar y usar técnicas de hidroterapia ayuda a una buena circulación.

«La alimentación es decisiva. Conviene evitar los azúcares y las harinas refinadas, los tóxicos, hidratarse bien y evitar las bebidas con gas. Los alimentos de naturaleza caliente según la medicina oriental, como la carnes, el alcohol o el café, también favorecen la obstrucción.”

Se debe prestar mucha atención a los posibles problemas de circulación que se nos presenten.

-Aquí te dejo las vitaminas que no deben faltar en tu alimentación–

  • Vitamina B3, sirve para fortalecer los vasos sanguíneos y aumenta el flujo de la sangre para que llegue sin problema a las extremidades. Además, interviene en el proceso de formación de glóbulos sanguíneos y previene el endurecimiento de las arterias. Podemos encontrarla en todo tipo de alimentos: langostinos, gambas, salmón, cacahuetes, puré de patata semillas de girasol, remolacha o lentejas.
  • Vitamina C, además de fortalecer nuestro sistema inmunológico sirve para prevenir coágulos de sangre. Se debe incrementar el consumo de piña, fresa, kiwi, vegetales como apio espinaca, hojas de remolacha y perejil también ayudan a mejorar la circulación porque ayudan a disminuir la inflamación, mejorando el paso de sangre por las arterias.
  • Vitamina E, este antioxidante ayuda a ensanchar los vasos sanguíneos, por lo que favorece la circulación de la sangre, y previene la aparición de coágulos. Además, ayuda al organismo a producir glóbulos rojos y a transportar el oxígeno y la sangre. Muchas verduras contienen esta vitamina, aceite de oliva o de girasol, en cereales integrales, yema de huevo, frutas como el aguacate o la papaya, legumbres como frijoles o garbanzos, frutos secos como el cacahuete, nueces o almendras, semillas de chia y girasol, en las verduras de hoja verde y en pescados azules.
  • Vitamina K, esta vitamina es vital para la coagulación de la sangre, ya que de presentarse un déficit importante se podrían producir hemorragias internas. Previene la aparición de las venas varicosas y el desarrollo de otras enfermedades cardiovasculares. Se encuentra en el zumo de granada, aceite de soja, zumo de zanahoria, brócoli,  en el aceite de oliva es uno de los alimentos más comunes con una alta cantidad de vitamina K, vegetales de hoja verde, coles, repollo, coliflor, espinacas, té y soja, cebolletas, espárragos e incluso perejil, son otras opciones verdes. Cereales, patatas, tomate, salmón, camarones cocidos o atún en aceite de oliva.

Cuidar la alimentación a través de estas vitaminas, realizar ejercicios cardiovasculares, puede asegurarnos una gran mejoría en nuestro sistema circulatorio.

REMEDIOS CASEROS

  1. Ajo

El ajo es más que un simple alimento, sino una bendición de la madre naturaleza, ya que tiene muchísimas propiedades curativas, entre las que destacan su capacidad anti inflamatoria, anti microbiana, analgésica, digestiva, entre muchas otras.

Se ha determinado que el ajo es excelente para regular la tensión gracias a sus propiedades anti inflamatorias, razón por la cual es el mejor aliado para tratar esta enfermedad.

  1. Jengibre

El jengibre es un poderoso anti inflamatorio y anti coagulante natural, lo cual beneficia muchísimo a la circulación. Consumir jengibre en infusión o acompañando otras sustancias le da excelentes beneficios al organismo, más aún si hablamos de prevención de enfermedades cardiovasculares.

El jengibre puede acompañar a otras frutas diuréticas como la piña, el melón o la toronja, lo que mejora la circulación favoreciendo la reducción de la inflamación de los tejidos arteriales y musculares.

  1. Romero

El romero es un excelente depurativo, lo cual es beneficioso para eliminar toxinas de todo tipo y con ello prevenir la aparición de trombos en la sangre. Puedes consumir infusión de romero una vez por día antes de acostarte a dormir. Acompañando el romero con limón y miel puedes aportar características anti inflamatorias y analgésicas a la mezcla.

  1. Cayena

La cayena goza de gran cantidad de antioxidantes y es un depurativo natural, ayuda a expulsar el exceso de lípidos de la sangre. Para ayudar a la circulación con cayena necesitas un poco de pimienta de cayena y agua. vierte la cayena en el agua y bébela una vez al día.

  1. Naranja

La naranja contiene abundantes antioxidantes y tiene propiedades anti inflamatorias. Esto se debe a su alto contenido en vitamina C, un potente regenerador celular y un eficaz antibiótico. Además de estas propiedades, cuando es abundante, la vitamina C actúa en las arterias,

  1. Avena

Para eliminar el exceso de placa en las arterias, puedes consumir cereales con abundante cantidad de fibra como la avena. La fibra arrastra los excesos de grasa del organismo y los expulsa a través de la digestión, la cual también favorece.

Te recomiendo tomar agua de avena sin azúcar, excelente para llevar durante el día.

Si quieres conocer más remedios caseros o quieres una atención personalizada me puedes escribir a @masnaturalpty.

Loading...