Cuando somos mamás queremos definitivamente merecernos el título de la Mejor mamá del mundo y esto muchas veces nos hace equivocarnos en nuestro día a día cometiendo errores que te alejan del disfrute de tu maternidad.

Por Elimar Asuaje – @mamaencontexto

Lo primero que debes tener en cuenta es que no existe ningún ser perfecto sobre la faz de la tierra. Así que jamás permitas que alguien te diga lo contrario, resuelve lo que está dentro de tus posibilidades, y déjate guiar por el amor; este sentimiento siempre será tu mejor consejero en momentos difíciles.

Desde el primer día que tienes a tu bebé en brazos comienza un largo camino de conocerse, te conviertes además en su principal refugio, aliento, sostén y ejemplo. Eso es lo más importante, saber que tu hijo sabe que cada día intentaras hacer lo mejor para hacerle feliz y ayudarlo a crecer rodeado de cariño y seguridad.

Entonces ya sabiendo que todas somos perfectas, y que ya por el solo hecho de preocuparte por crecer tú para brindarles las herramientas necesarias a tus hijos para enfrentar el mundo, ya eso te hace una gran mamá.

Aquí te dejo 5 cosas que debes evitar hacer para no perderte los mejores tiempos de lo maravilloso de ser mamá:

.- Querer tener siempre el control de la situación: una de las capacidades que debemos desarrollar como mamá es la flexibilidad. Si, ahora tus horarios, citas, trabajo, día a día; no solo dependen de ti, sino que tendrás que tomar en cuenta a tus hijos dentro de las rutinas. Evita las comparaciones.

.- Deja de ser perfeccionista: la casa en perfecto orden y estado, las paredes totalmente blancas o la hora del almuerzo sin derrames son solo algunas cosas a las que por un tiempo tendrás que aprender a disfrutar. Enseña a tus hijos de forma amorosa al cuidado de la casa y extiende lo más que puedas los márgenes de perfección y orden en tu mente.

.- Evita la sobreprotección: como madres, desearíamos encerrar a nuestros hijos en una burbuja y evitar que cualquier cosa les pase o se hagan daño, pero es necesario que tomando solo ciertas precauciones les dejes explorar y conocer. En lugar de evitar, mejor puedes desarrollar actividades de excursión y paseos o juegos en casa que les permitan desarrollar sus habilidades motoras bajo tu cuidado.

.- Si eres impaciente, es hora de comenzar a respirar: al ser mamá tendrás que volverte paciente y respetar los tiempos de tus hijos; así evitaras el estrés en ellos y en ti, recuerda que cada uno es un individuo con características diferentes, cada uno desarrollara capacidades a su tiempo.

.- Se y acéptate: Para que todo fluya de la mejor manera debes empezar por aceptarte y adaptarte a ser la mejor versión de ti misma ahora en el cuidado de otro ser. Eso es lo que tus hijos necesitan, a ti, con tus defectos y virtudes. No necesitan de un ser perfecto que actúe de manera distinta. Te necesitan a ti, con tu amor incondicional.

Sigue a Elimar en su INSTAGRAM aquí.