Existen diversas creencias y costumbres sobre cómo se debe llevar la crianza y el desarrollo de los bebés. Incluso, hay prácticas que pasan de generación en generación, aunque no siempre sabemos de dónde vienen y cómo se originaron.

Una de las creencias más populares sostiene que el cabello de los bebés crecerá mucho más fuerte, bonito y sano, si los niños son rapados durante sus primeros meses de vida. Pero ¿es verdad esto o solo es un mito? ¿Existe algún riesgo al rapar a los más pequeñitos?

bebe nina sonriente diadema rosa

El pelo que los bebés tienen al nacer suele ser escaso y frágil, lo que es completamente normal. Sin embargo, aunque parezca muy delgado y suave, tiene como función proteger la cabeza de los pequeños, proporcionándoles calor y evitando que el cuero cabelludo tenga contacto con sustancias o elementos que puedan perjudicarlo.

Lo cierto es que rapar a los bebés no tiene ningún beneficio, no hay estudios científicos que demuestren que esta práctica fomenta el crecimiento del pelo, ni lo fortalece. De hecho, raparlos puede ser contraproducente. Al retirarles todo el pelo, es posible que surjan heridas o irritaciones en la cabecita de los niños pequeños, pues su cuero cabelludo aún es muy sensible.

shutterstock 602033549

El cabello de los recién nacidos no será el definitivo, sino que se irá cayendo poco a poco para dar paso al crecimiento de un pelo mucho más fuerte y abundante. Rapar a los bebés sólo acelera el proceso de la caída, pero no del crecimiento, por lo que no es necesario ni recomendable hacerlo.

bebe menino 1217 1400x800 1

Lo ideal es dejar que el cambio suceda de manera natural y darle todos los cuidados necesarios al cabello del pequeño, para que crezca fuerte y saludable, como:

  • Usar un shampoo específico para su edad
  • No hacer peinados muy ajustados
  • Evitar los accesorios como diademas o broches
  • No usar productos de estilizado como cremas para peinar o gel, ya que podrían irritar su piel.