Seguramente has escuchado que al momento de decidirte iniciar tu negocio ese esfuerzo inicial era en gran parte un acto de FE. ¡Si, un acto de fe a tus capacidades, a la respuesta del mercado, a los resultados esperados, a tu equipo de trabajo, en general a todo!

Luego esos miedos siguen presentes, pero toca aprender cómo abrazarlos para manejarlos a tu favor.

Por Karina Carrero – @kmcb.consulting

Algunos tips para hacer de ese miedo tu mejor aliado en los negocios:

Lo primero que debes tener claro es cómo identificar que eso que te detiene es miedo o temor. Si es eso, respira profundo y asegúrate de lo siguiente:

  1. Contar con TODA la información posible para la toma de decisiones: hace poco un cliente me dijo STOP necesito más información y hacer un análisis de factibilidad. Estos son los pasos correctos.
  2. Transforma las posibles dudas que tengas en criterios objetivos: esto requiere y esta muy relacionado con el punto anterior. Las palabras CREO, ALGUNAS COSAS, QUIZAS o ME CONTARON, entre otras; deben reemplazarse por variables medibles e información respaldada con datos específicos.

3. Tomate tu tiempo, pero no caigas en “parálisis por análisis”: es uno de los principales errores que veo al momento de tomar decisiones, se ha logrado superar los dos puntos arriba mencionados, pero nos quedamos allí dándole vuelta al asunto. Finalmente, si este es tu caso estás dejando que tu indecisión refuerce tus miedos y pierdas la oportunidad.

Lee también: ¿Cómo reconocer que necesito un mentor para mi negocio?

¿Qué pasa si aún no logro dar ese paso?

En este caso lo que yo suelo hacer es sentarme con diferentes personas con diferentes experiencias, al menos dos.

Y le planteó la situación y las variables que conozco para escuchar otra opinión que quizás no tenía conocimiento en ese momento.

Si ninguna persona logra empujarme a vencer mis miedos, vuelvo a tener un acto de fe. Lo revisé, analicé lo suficiente y consulté a otras personas.

Lee también: Motivación en tiempos difíciles, mira esto

Finalmente, la peor decisión es la que no se toma.

¡¡Arriésgate y sigue apostándole a tu negocio, si este es aún rentable o está muy cerca de serlo!!

«Si algo no te asusta no es lo suficientemente bueno para intentarlo».

Si te gustó, sigue a Karina Carrero de The Company Doctor en sus redes sociales aquí: @kmcb.consulting