Kate y William no fueron los padrinos de bautizo de Archie, el primogénito de Meghan Markle y el príncipe Harry, porque las reglas reales dictan que no se pueden seleccionar a personas cercanas a los padres. Sin embargo, nunca se reveló quiénes cumplirían este rol.

Llegó la celebración y en las fotografías oficiales del evento no aparecieron padrinos o madrinas por ninguna parte. El evento fue bastante hermético.

De acuerdo con medios especializados en Reino Unido, como The Royal Family Channel, existían muchos candidatos de padrinos para Archie, entre los que se encontraban Amel y George Clooney o Serena Williams, pero ninguno resultó elegido. O si lo fue, parece que nunca lo sabremos.

No se trata de una expresión de pedantería por parte de los duques de Sussex. Victoria Arbiter, especialista en la realeza, explicó que ellos decidieron mantener el anonimato de los padrinos para evitar que los medios les persigan sin descanso.

Esto no es nuevo para ellos, pues procuran casi no mostrar fotografías frontales de Archie en sus redes sociales para evitar que el pequeño sufra más adelante, de acuerdo con The Express.

Victoria especula que eligieron a personas alejadas de los reflectores para ser padrinos, pero también para proteger su intimidad.

¿Qué te parece esta razón? ¿Te imaginabas algo similar?