Debo confesarte que esta fue una de las primeras inquietudes que tuve al momento de decidir iniciar mi propia empresa, yo sentía que vender no era lo mío porque nunca estuve 100% en esa posición…

Por Karina Carrero – @KMCB.consulting 

En mis trabajos previos tuve la oportunidad de tener el respaldo de un equipo comercial bien estructurado para dar soporte a la colocación de los productos o servicios de esas empresas, por lo que preocuparme por aprender cómo ellos hacían su trabajo de ventas no era parte de mis actividades. Finalmente en ese momento yo era una más de este grupo o estrategia para cerrar en su momento determinados negocios.

Entonces cuando me vi con mi empresa justo busqué en Google: “¿qué hacer cuando vender no es lo tuyo?”, y para mi sorpresa surgieron muchas referencias, pero solo una lleno realmente mi inquietud con buenas ideas.

Era una lista de muchas cosas que se recomendaban hacer, y yo seleccioné aquella que hacía referencia a vender algún producto que se asemeje en calidad y a aquello que buscas vender en tu negocio.

En ese momento decidí comenzar a participar en reuniones donde se ofrecía la oportunidad de vender diferentes tipos de cosas. Yo evalúe la opción de BitCoins, cadenas de ventas y diferentes tipos de equipos.

Finalmente, me decidí por vender un producto que resolvía dos cosas para mí, mejorar mis habilidades para cocinar, ayudarme en casa con tener comida saludable, y además entrenarme con las mejores prácticas asociadas con vender un producto de primera calidad.

Todo lo que he aprendido promocionando ese producto lo he aplicado a mi empresa. Te puedo compartir que he logrado mejorar significativamente estas cosas:

  1. Manejar objeciones y cómo finalmente administrándolas cerrar ventas.
  2. Prospectar mis clientes de una forma adecuada, mi tiempo también vale y lo enfoco en las personas que estoy segura serán clientes.
  3. Seguimiento efectivo a mis prospectos.
  4. Enfoque en un servicio post venta proactivo.
  5. Manejar los “no” de una forma positiva, y no desanimarme.

Para mí estas son las dos cosas principales que puedo compartirte han formado parte de mi experiencia vendiendo un equipo de alta tecnología.

Así que si lo tuyo aún no es vender te recomiendo buscar aquella otra cosa que te apasiona para comenzar a venderlo, y verlo como una escuela para tomar de allí aquellas cosas que puedas aplicar a tu propio negocio.

Karina Carrero de The Company Doctor, @KMCB.consulting