Para muchas mujeres el encuentro sexual puede ser uno de los mejores des-estresantes que puede haber en el mundo.

Por Laudy Sarly, Love and sex coach – @laudysarlilove

Durante el acto sexual se generan una serie de neurotransmisores que permiten que el cuerpo se relaje completamente. Adicionalmente muchas mujeres ven en el encuentro con sus parejas la oportunidad de soltar el control y dejarse llevar por completo sin reservas.

Para otras, el estar estresadas puede representar un bloqueo para entrar en ánimo de tener sexo. Un problema en la oficina o con un familiar que no se te sale de la cabeza, puede quedarse dando vueltas aún cuando quieras jugar entre las sábanas con tu pareja y sin presencia plena en el acto es muy difícil disfrutar del sexo.

Es importante saber también que el estrés crónico afecta la concentración de las hormonas sexuales, ya que el cuerpo produce hormonas del estrés como el cortisol a expensas de hormonas sexuales como la testosterona. Además, muchas veces para combatir el estrés se inhibe el deseo sexual para que el cuerpo tenga la capacidad de enfocarse en las tareas más inmediatas que requieren esa atención de acuerdo a Andrew Goliszek Ph.D. en su artículo The Stress-Sex connection.

En cualquier caso lo más importante es poder gestionar de manera efectiva nuestros niveles de estrés para que no hagan mella no solo en nuestra vida sexual si no en nuestras interacciones en general. Recordemos que el sexo pasa por un tema de vitalidad y el estrés puede afectar negativamente nuestra salud tanto física como emocional. Entonces ¿qué prefieres? ¿estrés o sexo?

¿Quieres saber cuáles son los 5 errores en la cama que te pueden costar la relación? Descarga el reporte gratis para que lo averigües ya mismo en este link

Te espero en mi Instagram @laudysarlilove para que te unas al placer de la vida orgásmica.