Cuando estamos embarazadas tenemos montones de preguntas en mente, lo ideal es apuntarlas, para estar preparada al momento de tu visita con el ginecólogo.

Por Estefani Castillo – @mabezuluaga

  1. ¿Tengo que tomar algún suplemento alimenticio?

Está es una de las preguntas más importantes, ya que es significativo saber que tipo de suplemento se puede tomar, las vitaminas son importantes durante cada etapa del embarazo.

Tú ginecólogo te recetara según tu estado de salud varios suplementos, el más importante es el ácido fólico.

Resultado de imagen para acido folico y dha

  1. ¿Puedo tener relaciones sexuales?

Si tu ginecólogo no ve contraindicaciones, lo cual no suele ser frecuente, se pueden mantener relaciones hasta el final del embarazo.

Resultado de imagen para relaciones sexuales estando embarazada

  1. ¿Puedo hacer un plan de parto?

Tu ginecólogo debe saber que es un plan de parto y es de suma importancia hacerlo cuando estas embarazada, le permitirá a tu ginecólogo saber con exactitud que es lo que quieres y puedes hacer cuando llegue el momento.

Resultado de imagen para plan de parto

  1. ¿Cuándo es necesario hacer una episiotomía, que usen fórceps o ventosas?

Una episiotomía: es una incisión que se hace en el perineo —el tejido entre la abertura vaginal y el ano— durante el parto. Aunque el procedimiento antes era una parte rutinaria del parto, ese ya no es el caso.

Fórceps: es un instrumento quirúrgico que se utiliza para facilitar la salida de la cabeza del bebé del canal del parto cuando surgen determinadas complicaciones. Hoy en día solo se usa de forma segura y en casos muy concretos.

Mira también: Plan de acción por si te toca vivir con tu suegra

Ventosas: es uno de los instrumentos que se utilizan para ayudar en la extracción fetal en determinados partos que se complican, evitando así tener que llegar a realizar una cesárea.

  1. ¿Hasta qué mes puedo seguir trabajando?

Depende de cada mujer. Hay algunas que a los pocos meses de embarazo necesitan guardar reposo. Otras, mientras tanto, duran trabajando hasta pocos días antes del parto.

Cada embarazo es distinto, por lo que es mejor preguntarle al ginecólogo. Si tu trabajo requiere un esfuerzo físico muy grande, lo mejor es que lo pospongas hasta que nazca el bebé.

Convertirse en madre es una gran aventura. Educar y querer a un niño, una bendición que no todos tienen la suerte de experimentar. Es normal sentir ciertos miedos ante la idea del embarazo y el parto, pero lo importante es no sucumbir ante ellos. Acudir al ginecólogo y mostrarle tus preocupaciones siempre será beneficioso.

Si te gustó esta nota, sigue a Estefani aquí:  @mabezuluaga