¿Sabías que la vagina tiene más de 8000 terminaciones nerviosas? Es decir, un órgano que debe tratarse con suma delicadeza para mantenerlo saludable. Sin embargo, con el paso de los años sufre cambios como todo. Particularmente, el pH se ve afectado y, por lo tanto las infecciones son más frecuentes. ¿Cómo saber si tu vagina está envejeciendo?

Saber si la vagina está envejeciendo es preocupante para cualquier mujer y, no solo por el lado estético, también por los cambios que tiene que enfrentar. Para empezar hay un cambio en cuanto a lo hormonal. Particularmente, en el ciclo menstrual, es decir, cuando llega la menopausia, según informa Medline Plus.

Sin embargo, ¿habías escuchado sobre la perimenopausia? Esta etapa es un poco antes de la menopausia. Digamos que es el puente que nos prepara. Incluso hay mujeres que la experimentan a mediados de los 30.

Entre sus síntomas sobresalen los cambios bruscos en los periodos, es posible que sean muy ausentes y repentinamente frecuentes o, viceversa. Además, hay cambios en la cantidad de flujo.

No obstante, va a llegar un punto en el que el ciclo menstrual sea cada vez más escaso, porque la vagina envejece y llega la menopausia.

¿CÓMO SABER SI LA VAGINA ESTÁ ENVEJECIENDO?

Pese a que hay excepciones, en promedio la mayoría de las mujeres experimenta la menopausia al cumplir 50 años de edad. Sin embargo, es posible que a los 45 se les adelante a algunas.Como ya se mencionaba, lo principal es la ausencia del ciclo menstrual, si durante un año no tiene el periodo y está en el rango de edad, entonces lo más probable es que ha entrado a la menopausia.

Además, los cambios en la piel en cuanto a la elasticidad, son evidentes. Esto porque los ovarios dejan de producir estrógeno y progesterona. Desde luego, tampoco liberan ovocitos, que son esenciales para lograr un embarazo.

Por otro lado, la piel de la vagina se vuelve más delgada, no produce la misma humedad de siempre y además es menos flexible. Por lo mismo, se irrita más fácil e incluso es la razón por la que se presenta dolor al tener relaciones. Al estar tan expuesta el riesgo de contraer una enfermedad sexual es más alto.

Por fortuna, existe algo que se conoce como hormonoterapia, es decir, la manera de adquirir estrógenos y progesterona. Pero, ¡OJO! No favorece a todas las mujeres, por lo que es indispensable consultar a un especialista.

Finalmente, el uso de lubricantes y humectantes, puede ayudar a mantener la vagina más húmeda y evitar molestias. Además, se recomienda llevar una alimentación balanceada, beber por lo menos 2 litros de agua al día y realizar alguna actividad física.