Esta nota va con dedicatoria a todas esas personas que a ti o a mi nos han dejado esperando en una reunión, que han llegado minutos e incluso horas después de la acordada o que nos cancelan reuniones ya cuando nos encontramos en el lugar esperando.

Por Martha López – @escribirconamor

¿Te ha sucedido algo parecido a lo anterior? Entonces, quédate viendo esta nota… Y ponla en tu muro de Facebbok, compártela en tus redes sociales o mándasela a tus grupos de Whatsapp. ¡Hagamos conciencia, nuestro tiempo VALE y debe ser RESPETADO!

Soy una persona con mil ocupaciones. Con roles, tareas y responsabilidades. Bien dicen que el tiempo es oro y lo repetimos mil y una vez, pero pareciera que cuando es de respetar el de los demás se nos olvidara.

Nos damos permiso de llegar 5, 10 , 15 minutos tarde y la cuenta sigue… He tenido que esperar hasta una hora o más.

Ah y cuando eres emprendedor y llegará alguien a tu casa u oficina… nunca llegan a la hora acordada. Si, es verdad, estoy en mi espacio, pero mi tiempo sigue corriendo y contando mientras te espero…

No sé si te has percatado que últimamente somos bastante inconscientes con respecto al tiempo del otro. Hay personas que se sienten tan importantes que son capaces de programar compromisos y cancelarte una reunión…

Hay personas que pare reunirse contigo han invertido hasta dinero. Como por ejemplo, una mamá tiene que pagarle a una nana o a una guardería para poder dejar a su hijo mientras va a la reunión.

Respetar el tiempo es el siguiente paso para una vida feliz. El tranque, la familia o los contratiempos son realmente excusas que se utilizan de comodines.

¿A cuántas personas tendrías que pedirle disculpas hoy por haber llegado tarde o “NUNCA” haber llegado a una reunión o evento?