nina tomando bebida caliente shutterstock

El elemento principal del café es la cafeína, una sustancia que tiene diversos efectos en el metabolismo. El más evidente es que estimula el sistema nervioso, lo que hace que te sientas más despierto y lleno de energía.

Pero además tiene otras consecuencias, como el aumento de la liberación de ácido en el estómago, lo que puede provocar acidez o malestar estomacal. Los niños que toman café -de vez en cuando o de manera más frecuente-, pueden sufrir los siguientes problemas de salud.

nino pequeno dolor de estomago shutterstock

Caries

El café es muy ácido, lo que puede hacer que los dientes de los niños se debiliten. A la vez, esto puede dañar el esmalte dental y provocar las temidas caries.

nino dolor de dientes shutterstock

Deshidratación

Como lo explica la organización KidsHealth, la cafeína es un diurético, es decir, hace que el organismo elimine una mayor cantidad de agua. La deshidratación puede darse si el consumo de cafeína es abundante en el día, en especial en las temporadas de calor.

nino cansado sudor deshidratacion shutterstock

Pérdida del apetito

El café y otras bebidas azucaradas contienen calorías vacías, lo que significa que no aportan ningún valor al organismo. Éstas pueden hacer que los niños se sientan llenos y no quieran comer a lo largo del día.

nino pequeno falta de apetito shutterstock

Hiperactividad

Como ya dijimos, la cafeína estimula el sistema nervioso central, lo que puede aumentar de manera anormal la energía de los pequeños. Esto no sólo hará que estén más activos de lo común, también puede provocarles inquietud, nerviosismo, dificultad para concentrarse, aceleración del ritmo cardíaco y un incremento en la tensión arterial.

En que consiste la homeopatia para ninos 2

Insomnio

La cafeína puede durar en el organismo hasta 8 horas. Por lo tanto, puede provocar que los niños padezcan insomnio u otras alteraciones del sueño.

nino insomnio cama shutterstock 1028135290

Todos estos efectos hacen que el café no sea apto para los pequeños. También deben evitarse otras bebidas que contengan cafeína, como los refrescos y algunos tipos de té.