A pesar de que cada vez somos más las mujeres que elegimos la lactancia materna como la manera más adecuada de alimentar a nuestros hijos; aún nuestra capacidad para «producir la cantidad suficiente de leche» está ampliamente arraigada tanto en la sociedad como entre los profesionales de la salud.

Por María Fernanda Betti – @eligeamamantarasesorias 

¡La lactancia es la culpable de todo!… si mi bebé llora, seguro será porque tiene hambre; si mi bebé tiene sueño seguramente será que la succión al pecho no le alcanza.

Y si no gana el peso esperado… por supuesto, la «respuesta fácil» es echarle la culpa a la lactancia.

¿Porqué asumir que no «tenemos suficiente leche» ante una situación que sale de nuestro control?

Nuestra capacidad de «buenas madres» es medida o está en estrecha relación con «nuestra capacidad de alimentar». Si tu elección es amamantar a tu bebé, una mirada condenatoria caerá sobre ti si la lactancia no resulta.

Esta mirada no solo proviene de la sociedad en general sino, y lamentablemente, también del personal sanitario.

Un pediatra que se hace llamar «prolactancia», no es aquel que ante una dificultad, indica como primera alternativa un biberón.

¡Cuidado, atentas a eso! Estas situaciones nos colocan en una posición de vulnerabilidad absoluta.

Por tal razón, como esas situaciones aparecen sin mucho aviso, hoy te dejo 5 medidas que se deben tomar antes de creer que «no tienes suficiente leche»

#1 Sumamente importante es evaluar la situación particular de tu lactancia.

Para eso, te sugiero te pongas en contacto con una asesora de lactancia quien será el profesional idóneo para analizar tu situación en particular; evaluar los aspectos técnicos y las pautas de lactancia.

#2 Desarrollo de tu bebé

Otro punto no menor, es descartar cualquier afección orgánica de tu bebé que pudiera estar influyendo en su desarrollo normal.

#3 Favorecer la transferencia de leche.

Esto puedes lograrlo con una simple técnica, denominada «Compresión Mamaria». Consiste en presionar el pecho como si fuera un sándwich mientras tu bebé está succionando.

#4 Aumentar tu producción de leche, ¿te preguntarás cómo?

La producción de leche depende del estímulo que recibe el pecho y de su adecuado vaciamiento. Para lograrlo es fundamental que amamantes a tu bebé según la «libre demanda», es decir, sin horarios rígidos. A mayor estímulo, mayor producción. En caso de que lo que realiza tu bebé no sea suficiente, puedes reforzar el estímulo a través del uso del sacaleche.

En el caso de que sea necesario «complementar»,  la primera alternativa es que utilizar tu propia leche. La leche que te extraigas puedes ofrecérsela al bebé a través de un relactador, un vaso, jeringa o biberón. Una asesora de lactancia podrá asesorarte en la elección del método y el manejo de tu propia leche.

Como verás hay varias cosas por hacer antes de dar por perdida una lactancia o por creer que una mamá no produce suficiente leche para alimentar a su bebé.

Solo es cuestión de dar con el profesional correcto!

Recuerda:

Si hay algo que no entiendes, pregunta.

Si hay algo de lo cual no estas de acuerdo, plantéalo y pide otras alternativas

Si tu intuición te dice «otra cosa», no la ignores! Puede ser que estés en lo cierto.

Para más información, puedes seguir a @eligeamamantarasesorias