Wow que difícil es resumir tanto amor. Uno de los regalos más hermosos que podemos recibir son nuestras abuelitas. ¡Las mías son las mejores del mundo!. Estoy segura que ustedes sentirán lo mismo…

Por Jetza Makeup@jetza_makeup

 

Ambas son polos opuestos las dos se llaman Ana, ¿pero qué creen? a ninguna se les llama por su nombre. “Rarra” mi abuelita materna, es divertida, libre, elocuente, imprudente, espíritu joven, dulce y autentica.  Mi primera palabra fue “Rarra” y ella estaba allí, así que cada vez que la veía decía “Rarra” y así se quedó. Es esta muñequita de la foto.

“Mamita” mi abuela paterna hoy no se encuentra con nosotros, pero como me gustaría que estuviera. La llevo presente día a día. Mamita fue una mujer humilde venía del campo, entregada a su hogar, servicial, maravillosa, fuerte, luchadora, protectora, positiva, una madre maravillosa, única, debió llamarse amor, fue un ser humano excepcional.

Mis padres me tuvieron cuando eran muy jóvenes, así que tuve la dicha de disfrutarlas amarlas y hasta la fecha compartir con una de ellas.

Les compartiré los 5 mensajes más importantes que he recibido de ellas:

1.- “Hija debe aprender a respetarse, a ser fuerte, a salir adelante”.

2.- “Sea independiente, que usted sola se valga por si misma, estudie y trabaje que usted puede”.

3.- “Sea humilde siempre, salude desde el que barre hasta el más poderoso, sea amable”.

4.- “Encomiéndese a Dios que el todo lo puede”

5.- “La vida es corta, no se mortifique, no pierda nunca la fe”.

Adonde voy las llevo conmigo, Mamita me acompaña siempre. A Rarra le hago saber lo especial que es. Sin duda alguna las abuelitas son una bendición.

Hasta la próxima nota. Si aun tienen a su abuelita llámenla, compartan, diviértanse con ella y háganle saber lo importante que es.

Si te gustó la nota díselo a Jetza y síguela en sus redes sociales aquí.