Seguro en algún momento  hemos sentido que ya no podemos más… Y es que no soportamos al maestro de nuestros hijos o simplemente nos cae mal. Y nos embarga el sentimiento de angustia e incomodidad ya que no sabemos qué hacer sin afectar a nuestro hijo.

Por Nathalie Pinzón – @nathalieitej

Para darte mis recomendaciones como profesional en el área de la docencia, decidí escuchar algunas  opiniones de los padres, ya que son estos los involucrados directamente y la de algunos otros profesionales.

No juzgues, ni te hagas prejuicios

»  Es común sentirnos preocupados de qué maestro les corresponde a nuestros hijos. Si vemos o escuchamos que es demasiado estricto o rígido con la clase, es suficiente para que nos caiga mal. Pero creo que estamos equivocados debemos darnos la tarea de investigar y conocer bien al docente antes de juzgarlo.» Madre.

No debemos crearnos  falsas ideas respecto al docente por comentarios  inapropiados o  hacer comentarios por experiencias vividas que pudieron ser tratadas diferente. Todos como padres siempre vamos a estar preocupados por nuestros hijos y por ende queremos su bienestar. Lo ideal  para aclarar nuestras dudas es que  busquemos fuentes de información confiables que nos brinden seguridad de que el niño estará en buenas manos. Vive tu propia experiencia, date la oportunidad tanto a ti como al docente.

Se un padre comprometido e involucrado.

«Si el maestro me cae mal intento de no entrar en polémica con él,  estar pendiente de que mi hija entregue todo a tiempo, así evitamos problemas.» Madre.

Es importante destacar que independientemente de nuestra relación con el docente, existe una responsabilidad con el niño, su formación y aprendizaje. El proceso de enseñanza aprendizaje no debe ser afectado por situaciones que se pueden resolver con el docente. Y entre más nos comprometamos e involucremos en la formación de nuestro hijo propiciaremos un desarrollo integral.

Toma en cuenta que tu hijo te observa

«En la vida siempre vamos a encontrar personas que no nos agradan, sin embargo  con el ejemplo debemos enseñare a los niños a sobrellevar estas situaciones con calma. Aunque por dentro tenga ganas de ahorcar al maestro jajajaja. » Madre.

Hoy en día es muy común perder el dominio de nuestras emociones cuando una situación no nos resulta favorable y el trajín cotidiano no nos ayuda. Sin embargo, no olvides que eres ejemplo para tu hijo, él te observa y te imita. Saca buen provecho de la situación para enseñarle a tu hijo control de emociones y mediación de situaciones. Se gana más y  así obtendrás mejores resultados.

Conversa con el maestro

«Si como docente presento inconsistencia en mi trabajo, debo reflexionar antes de ganarme la antipatía de los padres de familia, pues es muy difícil recuperar la imagen perdida. Lo mejor es recurrir al dialogo, llegando a acuerdos respecto a la causas y como podrían mejorarse, ya que el niño es el más afectado. » Maestra.

Es cierto en algunos casos los docentes incurren en malas prácticas. Como padres nos incomoda pensamos en que el maestro no sabe o que la tiene con nuestro hijo. Hay casos y casos, no obstante, si no nos sentimos conformes con algo o con alguna situación, lo mas adecuado es conversar. Ten presente que el maestro es una figura importante para el niño y debemos manejar la  problemática con prudencia. Expresar respetuosamente nuestras inquietudes para buscarle solución junto al docente por el bien del niño.

Se optimista 

«El ser humano acostumbra ver lo malo, pensemos en cosas positivas del maestro y digamoslo, esto ayudara a liberar tensión y que de espacio a propiciar un dialogo asertivo para encontrar soluciones apropiadas.» Psicóloga.

No  te amargues la vida pensando en todo lo malo que hace el maestro, no tiene sentido. Al hacer esto crearás tensión, estrés y dolores de cabeza. Recuerda que todos somos humanos, cometemos errores, pero todo tiene una solución. Da el primer paso, si el maestro no lo hace toma tu la iniciativa. Abre la puerta  a un dialogo que puede traer muchas soluciones a los problemas.

Ten presente que el amor por tu hijo, todo lo puede. Busca siempre su bienestar.

También puedes leer Así debería ser la correcta relación y comunicación entre padres y maestros. 

Si te gustó esta nota, que sabes te fascinó, puedes seguir a Nathalie en sus redes sociales aquí.