A ti mujer que estas pasando por una situación difícil, ya sea una separación o divorcio, esta nota te la quiero dedicar con mucho amor y con palabras de aliento y esperanza para decirte que ese dolor que estás sintiendo en estos momentos es un dolor pasajero y que TÚ vas a estar bien.

Anónino – Equipo ASM

Antes te quiero contar un poco mi historia… Este será el comienzo de varias notas que estaré compartiendo contigo para ayudar a darte cuenta que lo que pasó fue un favor que la vida de una u otra forma nos dio y que estábamos con los ojos tal vez vendados y no queríamos ver la realidad. Ahora me doy cuenta de la veracidad de los refranes «Todo pasa por algo» o «Nadie escarmienta por cabeza de otro». Ya no le des más vueltas al asunto, sencillamente «es una experiencia que teníamos que pasar» pero que nos hace más FUERTES, VALIENTES y sobre todo nos enseña a AMARNOS A NOSOTRAS MISMAS.

Sigue leyendo y descubre mi historia…

Mi nombre es Valentina, tengo 30 años y me casé hace 4 años con mi novio después de tener 10 años de noviazgo. De verdad que fueron muchos años compartiendo y realmente desde que veníamos de novios pasamos por muchas experiencias que nos hicieron más fuertes como pareja. Como jóvenes nos queríamos comer el mundo. Nuestro noviazgo fue bonito y divertido, nuestra vida sexual era muy buena y atrevida, realmente estábamos enamorados y nos gustábamos mucho. Es más siendo sincera mi novio en ese entonces estaba más enamorado de mi que yo de él así que ya te puedes imaginar…

Pero adivina, ya desde nuestro noviazgo apareció la primera señal que claro yo no la vi pero hoy me doy cuenta que si la vi y que me hice la chiva loca y la ignoré…

¿Cuál fue? bueno mi pareja nunca tuvo visión de superación personal y profesional, ya que desde su crianza siempre tuvo las cosas fáciles y todo se lo hacían y aquí yo fallé porque lo seguí acostumbrando a eso. Así que aquí parto dándote el consejo #1: Nunca tomes el rol de madre o cargues a tu pareja ya que ambos deben buscar su desarrollo personal y profesional. Este crecimiento es responsabilidad de cada persona.

Con relación a lo anterior debo decir que tanto de novios como esposos yo fui la de mayores ingresos. Yo era la que emprendía en nuevas cosas, pero esto trajo problemas cuando nos casamos, ya que por ser algo ingenua o simplemente pensar como un matrimonio que somos uno solo y que debemos apoyarnos, cometí el error de asumir la mayor carga económica estando mi esposo con trabajo y hasta cuando pasaban años y nada que conseguía.

Al principio era llevadero pero llega un momento que como mujer necesitaba ese apoyo de mi esposo, pero el tema aquí es que no se daba y yo esperanzada que él cambiara. Y aquí es donde viene mi consejo #2: En una relación el compromiso debe ser de ambas partes, deben apoyarse mutuamente, crecer juntos y si es verdad que habrán tiempos duros, pero el verdadero amor lo soporta todo y lo puede todo, aquí la clave es los dos tienen que ir por el mismo camino.

Quiero terminar con el consejo #3: Ya sea como novios o esposos, aunque por lo general pasa más como esposos… NO se dejen llevar por la monotonía, NO permitan que la excusa «vengo cansado» se apodere de ustedes para no tener relaciones sexuales. Que el NO tenemos dinero no sea excusa para, aunque sea, salir a comer un helado. Inviertan en su relación, sorpréndanse mutuamente sin necesidad de gastar dinero, sean creativos pero sobre todo NO permitan que la llama del amor se vaya apagando por estos factores.

A pesar de lo que tuve que pasar YO SIGO CREYENDO EN EL AMOR.

El AMOR es algo tan bello pero recuerda porque a veces queremos darle lo mejor a nuestros hijos, esposo, pareja y nos olvidamos de NOSOTRAS. A ti MUJER, eres bella, eres profesional, eres fuerte, te invito a que TE AMES e inviertas en TI. Te doy un secreto» AMATE a ti primero» y después nos tomamos un café y me cuentas que resultados pudiste ver.

Si quieres saber más de mi experiencia, pendiente, pronto subiré otra nota donde te cuento otros aspectos que aprendí. Además, te daré 5 tips para sobrellevar las fases de una separación. Sin embargo, recuerda y quiero que lo tengas bien presente, ESTARÁS BIEN, SERÁS FELIZ Y LLEGARÁ ESE HOMBRE QUE TE DARÁ EL AMOR QUE TE MERECES.

Atte: Valentina, «ámate a ti mujer, eres la niña de los ojos de Dios»