Mirar el inodoro después de usar el baño puede no ser un hábito muy agradable, pero es fundamental para averiguar si todo va bien con tu salud. La orina es un buen indicativo del estado de nuestro organismo, pues el olor muy fuerte o una coloración diferente puede ser señal de alguna enfermedad.

La orina es el resultado de la filtración de todos los desechos de la comida por parte de los riñones, además de drenar el exceso de agua en la sangre. Este líquido llega a la vejiga a través de los uréteres y ahí se almacena hasta que vayas al baño.

Los seres humanos son capaces de almacenar un promedio de 8 vasos de agua en la vejiga. Una vez alcanzada esta cantidad, es necesario que las personas evacúen los desechos para evitar infecciones bacterianas que pueden causar graves enfermedades.

Aguantarse las ganas de ir al baño puede provocar cistitisinfecciones urinariasreflujo besico-uretralcálculos renales y pielonefritis, padecimientos que se pueden manifestar a través de color de tu orina.

Orina naranja, ¿qué puede ser?

Si notas que tu orina presenta un color naranja, el primer paso es pensar en tu comida. En algunos casos, el consumo excesivo de alimentos ricos en betacaroteno -como la zanahoria, la calabaza o los pimientos- pueden ser la causa de la orina más oscura.

Sin embargo, la orina anaranjada también puede indicar algo más grave, como un problema en el funcionamiento del hígado o el conducto biliar, especialmente si las heces presentan coloración pálida y notas la piel y los ojos amarillentos.

En este caso, buscar ayuda médica es esencial para un diagnóstico preciso y descartar complicaciones más severas. Recuerda que la orina es una de las señales más rápidas que te cuerpo te puede dar sobre problemas con tus órganos.

Que dice el color de tu orina con respecto a tu salud 1

La orina sana debe ser de color amarillo claro, casi transparente, con una cantidad mínima de espuma y sin olor. Además, al orinar no se debe presentar ninguna molestia o dolor.