Existen múltiples variables para medir el éxito de un emprendimiento y todas están relacionadas con indicadores, y si finalmente financieros.

Por Karina Carrero – @Kmcb.consulting 

No solo se trata de cuántos seguidores tienes en las redes sociales sino como monetizas esa comunidad, y cómo lograr que todo ese esfuerzo sea rentable para garantizar la sostenibilidad de tu negocio.

No es solo las ventas:

Pensar que estas teniendo éxito solo porque han crecido tus ventas es solo una variable en la ecuación.

Te puede interesar: Razones por las que las pequeñas empresas siguen siendo pequeñas

Cuando tu negocio se encuentra en crecimiento requiere inversión adicional en múltiples aspectos de su operación, algunos modelos de negocio son más intensivos en capital y otros no tanto, pero la ecuación lleva a que si queremos vender más debemos invertir más.

De esta forma, deberás definir cuánto estás dispuesta a invertir y tener todas las variables medidas con indicadores claramente definidos para identificar si estas haciendo un uso efectivo del dinero para lograr las ventas que estas observando en tu cuenta bancaria (¡¡si porque finalmente debes ver ese dinero en tu cuenta!!).

Algunas prácticas poco eficientes para lograr ventas altas:

  1. Tener un alto presupuesto en mercadeo (alto en comparación con el resto de los gastos de tu empresa) y lograr una venta por persona inferior a lo que invertimos en captarla.
  2. Si bien alguien puede decirte que esta inversión es a largo plazo, debes tener claramente definido cuántas oportunidades de venta adicionales puedes generar con cada nuevo cliente para justificar su costo de adquisición.
  3. Contar con una fuerza de venta cuyo costo operativo es superior al valor generado en ventas de este equipo. Acá debes tener claro cuánto cuestan operativo tu equipo de ventas versus lo que están generando en ventas efectivas para tu negocio. ¡¡Te puedes sorprender!!
  4. Precaución al decidir enfocarse en un “nicho de mercado” cuando estas iniciando tu negocio, porque puedes dejar de lado una porción del mercado solo por pensar que todos comprarán como tu comprarías tu producto.

Estos son tres de las prácticas poco eficientes y puedes tomarlas como referencia para generar lo que puede funcionar de una forma más eficiente para tu propio negocio.

Si te gustó esta nota, sigue a Karina en sus redes sociales aquí.