Escuchamos tantas recomendaciones cuando estamos embarazadas, muchas veces información errónea que creemos es importante, en ocasiones la industria del marketing nos vende ideales que terminan estando en nuestro top of mind.

En esta nota descubriremos 5 artículos te sorprenderán al darte cuenta que no son necesarios, es mas muchos de ellos entorpecen el proceso de nuestra lactancia.

Por Rosangel Medina, Educadora y Consejera de lactancia materna @lactanciasocial

¿Comenzamos?

BIBERON:

Si así como lo lees, el biberón se ha posicionado en la mente de los nuevos padres y todos los allegados. Es muy común ver que lo regalan en los baby shower, en otros casos se promocionan en las charlas de maternidad. Constantemente los vemos en publicidades, nos venden la idea de que algunos se “asemejan al pecho” (esta ultima parte me da mucha risa pues aun no he visto el primer biberón con la tetina invertida ¿ustedes si?).

Cuando estamos aprendiendo de lactancia debemos saber que el BIBERON en la fase inicial (mes y medio) es uno d ellos principales enemigos de la misma, es importante entender que el bebé nace con tres reflejos instintivos innatos de el:

  1. Búsqueda
  2. Succión
  3. Deglución

Cuando le ofrecemos el biberón él bebe probablemente estará satisfaciendo la succión y la deglución (traducción: tragar) también seguramente quedará “satisfecho” y entramos en un circulo vicioso en el que le ofrecemos cada vez más biberón que pecho. Esto sucede porque el bebé llora, rechaza el pecho y nos dice que es «porque simplemente no quiere el pecho» o porque «simplemente tu leche no es suficiente», cuando lo que realmente esta sucediendo es que el bebé se adapta a la succión del biberón que jamás será la misma que la que ejerce en el pecho.

Importante saber que en el pecho el bebe trabaja por su leche en el biberón no….

Para no hacer más larga la explicación HÚYELE AL BIBERON, claro esto si tu decisión es dar lactancia materna exclusiva, sin problemas de este tipo durante el primer mes y medio de tu bebé o bebés.

PEZONERA:

De los creadores de “es que no tiene pezón” llega la pezonera, como todo en la vida, es importante conocer la historia, los pros y los contras.

Las pezoneras o escudos se utilizaron constantemente para resolver temas de pezones adoloridos, grandes, planos invertidos, “para facilitar en agarre del bebé al pecho”.

Pero en 1,950 su uso fue indiscriminado, por el personal de salud de los hospitales que no sabían mucho sobre la lactancia materna.

Se las dieron a casi todas las madres, era más fácil hacer eso que dedicar tiempo a ayudar a la madre con las técnicas apropiadas de colocación y enganche. (en la actualidad aún sucede con frecuencia).

Cuenta la historia, que existieron varios problemas con este sistema: uno fue que los escudos en ese momento estaban hechos de látex grueso (el material de caucho de color ámbar). Algunas enfermeras incluso distribuyeron pezones de biberón regulares y dieron instrucciones a las madres para que se las pusieran sobre el pezón cuando amamantaban. (esto en la actualidad aún sucede).

 

 

Debido a que las pezoneras eran tan gruesas, causaron una reducción significativa en la cantidad de leche, con una disminución resultante en la producción de leche y un aumento de peso reducido en el bebé.

Los bebés también se volvieron «adictos» a la forma rígida y la sensación de la pezonera, y con frecuencia se negaron a amamantar al pecho.

Sin embargo, las cosas han cambiado en los últimos años. Se introdujeron nuevos modelos hechos de silicona fina y flexible, y de diferentes tamaños ESTO es IMPORTANTE no todas les quedarán iguales mamis, no obstante mi recomendación es NO utilizarlas como les dije arriba usualmente se recomiendan por el personal inexperto en lactancia cuando la mama presenta dolor pues se tiene la creencia de que “la pezonera es como un escudo protector” o porque la mama tiene pezon plano o invertido, la recomendación siempre es practicar con el bebe en el pecho para lograr un buen acople.

Particularmente, poco las he utilizado y han sido en casos de bebes con frenillo sublingual corto mientras se refiere al especialista odontopediatra, otorrinolaringólogo o fonoaudiólogo.

Muchas veces las pezoneras en lugar de mejorar pueden empeorar la situación.

SACA PEZÓN:

Este es de la misma familia de la pezonera, es como un “más vale que lo tengas si no tienes pezón” a este le llamo yo: la saca pezón de la tortura, algo así como la cámara de la tortura es HORRIBLE, trabaja a presión se imaginan un artefacto pequeño a presión en el pezón es muy muy doloroso y puede causar traumas y fisuras en el pezón.

Primordial, trabajar en el agarre del bebe bajo el concepto de: el bebé no mama única y exclusivamente el pezón, debe también abarcar una buena porción de areola.

 

LA ALMOHADA DE LACTANCIA:

Se que muchas dirán: «pero a mi si me ayudo… » la almohada de lactancia se ha popularizado en los últimos años, su utilidad en mi experiencia es cuestionable.

Muchas veces cuando estamos en la asesoría de lactancia (algo en lo que vengo trabajando hace casi 3 años y medio) encuentro a una mamá muy dependiente de la almohada, tanto que algunas no se sienten capaces de salir sin ella, y la tendencia es que la mamá acuesta al bebe en la almohada y deja reposar la teta en la misma dificultando muchas veces el correcto agarre del bebe al pecho en donde sabemos que usualmente le bebe viene a la teta y no es la teta la que va al bebé.

Mi recomendación: asegurar el agarre libre de estorbos y luego, de que esté seguro, si deseas utilizarla para apoyarte perfecto.

Casos de mamás de gemelos por ejemplo la almohada puede ser útil cuando la mamá se sienta en la capacidad de alimentarlos a ambos al mismo tiempo.

PADS DE LACTANCIA:

Este es otro articulo que se ha posicionado en la mente de las madres como un «TENGO QUE TENERLO», iniciando con que no a todas las mamás les pasa que “gotean”. El pad de lactancia no es un indispensable de la madre que amamanta.

Debemos tener mucha precaución de utilizarlos cuando tenemos grietas. El pad tiende a adherirse a la herida y ser muy molesto al mismo tiempo doloroso al retirarlo.

Existen desechables y reutilizables. Estos últimos (los reutilizables) suelen ser un poco mas llevaderos, en todo caso recomiendo por ejemplo las conchas recolectoras de leche (tomando en cuenta cambiarlas frecuentemente pues tienden a generar húmedas en ocasiones que puede convertiste en hongos) lo único malo es que seguramente parecerás una robotina (jajaja te darás cuenta por qué) pero tienen el plus de que puedes recolectar esa leche en un tiempo prudente y dependiendo de las condiciones.

Para finalizar como siempre digo: «no comas cuento come conocimiento», para amamantar no necesitamos más que nuestros pechos, información y una decisión tomada que conjugada con la determinación te ayudaran poco a poco a cumplir tus metas en esta nueva etapa.

El marketing es muy hábil y nos embruja con miles de productos haciéndonos creer que necesitamos todo lo que promocionan, la leche materna es GRATIS, la lactancia materna es sostenible y ecológica. El costo de no practicar la lactancia de manera eficaz y eficiente es de 300 billones de dólares por año. (cifras de la serie Lancet 2016).

Si te gustó esta nota, sigue a Rosangel en su cuenta @lactanciasocial