Seguro estás pensado en todas esas largas horas de tu vida sentada en la mesa haciendo tareas con tu hijo/a. Lo cansada que llegas a la casa, la lucha diaria para que les entre algo en sus cabecitas a esas horas de la noche.

Por Lineth Aranda – @mamasinfiltro507

Recuerda que ellos también se cansan. En fin, esa tortuosas noches que llegan después de un largo día de trabajo en donde lo que quieres es estar con tus hijos y no volver a la escuela por segunda vez.

Te puede interesar: 5 destinos cool en Panamá para ir con tu familia

Sabemos que lo haces con mucha entrega y sacrificio porque los amas, pero ¿realmente vale la pena hacer esto?, ¿vale la pena gastar el poco tiempo que tienes con tus hijos haciendo tareas?.

Recuerda que los regaños, las frustraciones y las haladas de oreja ocurren en ese momento…

Ponte a pensar: ¿cómo sería llegar a tu casa y no saber de estudios?, darle calidad de tiempo a tus hijos…

Sería perfecto sentir esa tranquilidad de que tu hijo/a le están enseñando en un centro educativo en donde no solo le ayudan a estudiar, hacer exposiciones, elaboración de láminas, proyectos y maquetas, sino que también se van divertir pintando, cantando, cosiendo, bailando, actuando, cocinando, creando y socializando.

La idea es balancear sus estudios con actividades extra curriculares, estando alejados un poco de esa tecnología que en exceso nada bueno les hace.

Una buena opción puede ser incluirlo o inscribirlo en un After School. Tus hijos son recibidos al salir de la escuela, por eso todo está bien pensado para hacerte la vida más fácil, ya que también te proporcionan el almuerzo en caso de que no te de el tiempo de prepararlo.

¿Crees que debes dedicarle más tiempo de frescura y diversión y no tanto tiempo de regaños y llamadas de atención por tareas?

Si te gustó esta nota, sigue a Lineth en su INSTAGRAM aquí.