Tener o no una oficina es una decisión importante al momento de definir el paso inicial o siguiente para tu empresa.

Te comparto algunas ideas de cómo tomar esta decisión sin que represente un gasto importante para ti.

Por Karina Carrero – @Kmcb.consulting 

Recomendaciones

Antes de iniciar tu negocio o tomar la decisión de moverte a una oficina te sugiero analizar lo siguiente:

  • El contar con una oficina propia desde el inicio de las operaciones de tu empresa dependerá de la naturaleza de tu negocio, es decir, si necesariamente requieres un espacio donde reunirte o atender a tus clientes.
  • De requerir una oficina desde el inicio de tus operaciones debes seleccionar aquella que se ajuste a tu presupuesto y que su pago forme parte de las metas comerciales de tu negocio. Es decir, debes considerarlo si o si en los gastos que proyectarás en tu flujo de caja.
  • Si dada la naturaleza de tu negocio el contar con una oficina no es algo realmente crítico, puedes buscar opciones eficientes en el gasto para ti, y definir en el plan de negocios en qué momento buscarás una.
  • Al momento de seleccionar tu propia oficina puedes iniciar contando con una en un espacio de Coworking y definir si esta forma de trabajo será permanente o por un periodo determinado de tiempo. Piensa en las posibles ventajas de trabajar en un espacio como ese, así como el valor agregado que puedes tener como parte de los servicios que por lo general allí se ofrecen.

Define lo que es mejor para ti y tu negocio, finalmente ese dinero que gastas inicialmente en una oficina lujosa puedes invertirlo en otros temas para tu empresa, más aún si esta se encuentra en desarrollo.

Finalmente, será un lujo si sobredimensionas los requerimientos con base en la etapa en la que se encuentra tu empresa, o será una necesidad dependiendo de la naturaleza de tu negocio.

Sabemos que te gustó y ayudó mucho esta nota para sentirte acompañado en tu emprendimiento sigue a Kari en sus redes sociales aquí:@Kmcb.consulting