Las redes sociales han venido a democratizar y revolucionar el mundo del emprendimiento.  Hasta hace una década atrás sólo las grandes empresas con alto presupuesto podían hacerse lo suficientemente visibles para llegar a sus compradores potenciales a través de los medios tradicionales, prensa, radio y televisión.

Por Mily Brahona – @soymilybarahona

Con el auge de las redes, tenemos a la mano herramientas muy poderosas, no sólo para llegar a grandes audiencias, sino también para seleccionar exactamente a quién deseamos impactar con nuestros mensajes. Asegurando, así, que la inversión tenga un retorno positivo.

Para que una campaña en redes sea efectiva, hay 3 cosas que se deben tener muy presentes:

 

  • Conocer a tu audiencia es vital 

Más allá de una descripción demográfica de tu audiencia (sexo, edad, profesión) se trata de ir conocer un poco más, de entender gustos, intereses y comportamientos de tu público objetivo. 

Gracias a toda la información que ha podido recabar Facebook a través de los años, a día de hoy podemos llegar a hacer segmentaciones muy detalladas. Por ejemplo, si tengo una floristería, puedo decirle a la herramienta que sólo muestre mi anuncio a hombres casados, viajeros frecuentes, con interés por la música romántica, y que están por celebrar su aniversario de bodas dentro de los siguientes 60 días. Ejemplos como estos son posibles cuando se realizan  a través de la plataforma de anuncios de Facebook.

 

  • Siempre debes conectar con la emoción 

Por más tradicional o “poco emocional” que parezca un producto, todos compramos motivados por alguna emoción, ese sentimiento puede ser seguridad, tranquilidad, sentido de pertenencia, status, comodidad, entre otros. Desde la imagen que escogemos, hasta el texto que lleva el anuncio, todo debe estar estratégicamente seleccionado para generar en la audiencia la emoción que nos interesa transmitir.

 

  • Una persona necesita varios impactos para confiar 

Ciertamente, algunos productos que vemos en línea generan compras por impulso, como los que vemos al momento de pagar en la caja del supermercado, sin embargo para muchos productos y para casi todos los servicios, la compra la realizamos solamente cuando empezamos a confiar, y esa confianza no es instantánea, es por ello que muchas veces se necesita impactar a un mismo cliente potencial varias veces, idealmente con contenido de valor, para que aflore la confianza y esa persona se interese por adquirir un producto en concreto.

Si deseas conocer un poco más sobre redes sociales y emprendimiento, estaré encantada de recibir tu visita en mi cuenta de Instagram @soymilybarahona