Aunque por mucho tiempo hemos visto a este problema como el fin de las relaciones de pareja, un estudio reciente revela que es más fácil perdonar a una mujer que a un hombre y eso ha levantado todo tipo de comentarios.

James McQuivey, investigador, reveló a Psychology Today todo al respecto, pues las infidelidades son un tema que hoy se trata más, pero también algo que puede ser superado cuando ambas partes tienen la voluntad, pues dice mucho de la relación, de lo que se hizo y lo que no en ambas partes.

La mayoría de la gente en nuestra cultura opina que la fidelidad sexual es clave en una relación de pareja…lo curioso es que muchos lo afirman aunque no lo crean, es decir, no les interese ser fieles.

Esta preferencia por la fidelidad también ha llevado a que nuestra sociedad castigue a los infieles, por ejemplo, en Estados Unidos el 46% de la población afirma que cuando hay una infidelidad y esto provoca el término de una relación, el afectado debe recibir los mayores beneficios de la separación. Hombres y Mujeres piensan igual.

Los expertos en el tema como psicólogos, aseguran que no se trata solo de algo social sino también biológico, pues aunque el infiel debería de ser castigado igual si es hombre o mujer, nosotras recibimos el perdón con mayor facilidad.

LA INVESTIGACIÓN

James L. McQuivey realizó un estudio sobre el tema, donde a los encuestados se les planteó la siguiente situación: Una persona de 50 años revelaba que tenía una relación extramarital tras un matrimonio de 20 años. Aunque se sentía mal por ello, explicaba que su relación no había estado bien, que su pareja le criticaba constantemente y no tenían intimidad.

1001 personas participaron en el estudio, hombres y mujeres de 18 a 74 años y las respuestas variaron según el género de la persona infiel. Mientras la mitad de los encuestados a quien se les pidió el consejo, vieron como protagonista de la historia a un hombre, la otra mitad tuvo a una mujer.

El 49% de los hombres y el 53% de las mujeres coincidió en que le dirían al hombre infiel que estaba bien sentirse mal, pues había faltado a un compromiso de matrimonio, mientras que solo el 39% de los hombres y el 37% de las mujeres le dirían eso a una mujer.

En el estudio el 55% de los hombres y el 62% de las mujeres revelaron que le dirían al hombre que debió esforzarse más en su matrimonio antes de ser infiel, pero solo el 48% de los hombres y el 45$ de las mujeres le diría lo mismo a una mujer.

En conclusión, el estudio reveló que aunque desaprobamos la infidelidad en general, tratamos a quienes son culpables de forma distinta, perdonamos menos a los hombres que a las mujeres, los culpamos más a ellos que a ellas.

Para el investigador mucho tiene que ver la forma biológica en que los seres humanos elegimos pareja, pues aunque las mujeres se enfocan en relaciones a largo plazo, por biología los hombres no, por lo que ellos son quienes reciben más presión para permanecer con una pareja y quienes tienen mayor culpa en una infidelidad.