¿Sientes que si te quedas en casa todo el día lo único que haces es comer?

Muchas son las razones por las que puedes permanecer en tu hogar el mayor tiempo posible, ya sea porque eres un emprendedor que trabaja en casa, por vacaciones, entre otras…

¡Si es tu caso, entonces estos consejos son para ti!

Nutricionista Anabella Cuervo – @Lovinghealthac

Identifica si es hambre emocional o biológica:

Estar aburrido o ansioso muchas veces despierta las ganas de “picar”. Especialmente dulces, chucherías, etc. Para muchos, comer es una forma fácil de distraerse o evitar el solucionar situaciones que afectan a nivel emocional. Por eso, pregúntate a ti mismo ¿si me dan una manzana en este momento, tengo hambre para comerla? Posiblemente, si lo que tienes es ansiedad o antojo, entonces es hambre emocional, ¡no biológica!

Lee también: Opciones de snacks para mujeres hambrientas.

Antojos a la mano: ¡elimínalos!

Deséchate de todo aquello que sea una tentación no saludable (dulces procesados, chucherías de bolsa como papitas, gaseosas, etc.) Por otro lado, guarda en tu despensa snacks saludables como frutos secos (cashews, almendras, avellanas, maníes o nueces), maíz para hacer popcorn, fruta fresca o congelada, gelatina o yogurt natural.

Enfócate en otra cosa que no sea la comida:

Aprovecha de ordenar, leer un libro, un post o artículo de interés, escribir o llamar a un amigo/a.

Planifícate:

No saltes ninguna comida, desayuna, almuerza y cena a las horas que lo haces normalmente y haz máximo dos meriendas.

Come proteína en todas tus comidas:

Incluir proteína en cada comida te mantiene satisfecho por más tiempo (huevo, pavo, pollo, pescados, frutos secos, yogurt griego, etc.)

Te puede interesar: DIY para montar mi oficina en casa

Seguramente, con estos tips, podrás controlar tu hambre y ganas de devorarte todo lo que te encuentres en casa.

Si te gustó esta nota, sigue a Anabella en sus redes sociales aquí.