Hoy hablaremos de los usos en nuestro día a día de esta herramienta divina que disponemos los seres vivos de una u otra forma y que nos permite tomar decisiones en tiempo presente en base a experiencias pasadas,  esa herramienta que conocemos como recuerdos.

Por Khaly Verdurmen – @khalyesmeralda

 

«Recuerdos, bendita herramienta del alma que usamos descontroladamente robándole tiempo al tiempo y ahogándonos en sentimientos que evocan aquellos momentos que no volverán jamás…»fragmento de una poesía de mi autoría

Hola soy Khaly Verdurmen, mentora en optimización, creadora de The Time Performance Method. Una metodología en la que usamos una práctica denominada viajes en el tiempo. En los Viajes en el Tiempo hacemos recuentos del pasado y visiones del futuro para concretar pasos en el hoy. Y en base a mi experiencia con esta práctica vengo a comunicarte mis conclusiones en los temas del viaje al pasado.

Viajar al pasado nos permite dar con esos momentos vividos que son parte de las experiencias que han creado la persona que somos hoy. Sin embargo el recordar puede ser un arma de doble filo al no hacerlo con un propósito claro y una intención fija, te explico:

Mucho del pasado trae depresión y es que recordar sin un objetivo claro trae nostalgia, ya que es un momento que no es real en el ahora..sea un recuerdo hermoso o un recuerdo no tan grato.

Los recuerdos son difusos e irreales, ya que solo se anclan a las circunstancias de nuestro punto de vista en su momento, lo que crea que un mismo suceso vivido por distintas personas desde un mismo ángulo disponga de distinta narrativa, descripción y respuesta. Básicamente, los recuerdos son subjetivos y pueden ir cambiando a manera que nueva información sea integrada.

El enseñarle a la mente a recordar cuando queremos hacerlo y no arbitrariamente eleva nuestra instancia en el presente y nos hace más productivos y eficientes. Lo que hace relevante que este entrenamiento lo efectuemos cuanto antes. Y es sencillamente ponernos pausa cuando iniciamos a divagar en las aguas del pasado.

El recordar conscientemente tiene un sin numero de funcionalidades para optimizar nuestro día, seguido algunos ejemplos:

Para extraer aprendizajes.

Para pausar repeticiones o potenciar acciones.

Para analizar nuestra reacción o nuestra respuesta en un momento dado.

Para reconocer lo que hemos aprendido y en su oportunidad lo que debemos desaprender.
Para reconfirmar gustos

Para reconfirmar capacidad de logros.
Para perdonar y sanar.

Para analizar el propósito, las metas y nuestro caminar

Para re enfocar y elevar nuestra motivación.

Para optimizar el AQUÍ y EL AHORA

 

Te cuesta recordar lo que debes hacer a diario, este es otro tipo de recuerdos pero también tengo consejos para ellos en el artículo: Métodos para recordar lo que tengo que hacer hoy

Espero haberte aportado con los datos para que inicies un uso consciente y productivo de tus recuerdos, toma en cuenta que si te quedas en el pasado ¿Quién estará viviendo el único espacio/tiempo que en verdad tienes para vivir? ¡Tu presente! Cada minuto del ahora que pasas en tu pasado en un minuto menos que tienes en el ahora, es por esto que vale la pena hacer el viaje conscientemente y con los objetivos claros ¿Cierto?

Si quieres que te apoye con estos viajes o que te aporte con como entrenarte a hacerlos, estoy aquí a la orden para ti, conectémonos por instagram en @KhalyEsmeralda