Enseñarles educación sexual a nuestros hijos es justo y necesario, hasta que… ¡nos dicen que quieren tomar anticonceptivos! ¿Y ahora?.

Por Anna Converso – @avantipsicologia

Como madres, tenemos una gran responsabilidad en nuestras manos, y es que enseñarles los números, las letras, los valores, y hasta cómo se come, son tareas que creemos complicadas; hasta que nos toca enseñarles educación sexual a nuestros adolescentes, y es justo ahí, cuando entendemos que a veces, no estamos tan preparadas como pensábamos.

La etapa de la adolescencia, es crucial para enseñar a los jóvenes todo lo relacionado con la sexualidad, sus formas, sus ventajas, y sus consecuencias si no se practica responsablemente.

Seguramente de pequeña escuchabas frases como «protégete siempre», «cuando lo decidas, usa siempre anticonceptivos», y por supuesto, son las mismas que le repites a tus hijos. Pero… llegó el momento. Tu hija de 15 ó 18 años, te pide que le compres el dichoso método del que tanto le hablaste. Y tu… quedas perpleja, atónita, sin media palabra que responder.

Sé muy bien que esto representa el sentimiento de perdida, de lo que tu sientes ha sido tu bebé, tu pequeña, que ahora da pasos agigantados hacia la adultez, pero… ¡qué hermoso es crecer!.

No digo con esto, que apoyes las relaciones sexuales a temprana edad, pero si ya tu hija adolescente te tiene interrogantes sobre algo en específico, tú eres la más indicada para orientarla.

Esto también quiere decir que si sientes que es muy pronto para que empiece a tomarlos, debes decírselo con convicción. Los adolescentes buscan a gritos ser orientados aunque NO te lo digan o lo acepten. Aunque creas que no hará caso, sembrarás esa espinita en ella que seguro llevará en su mente y corazón.

Te sugiero que mires tus miedos como madre, respires, y pienses: ¿cómo me hubiera gustado que mi mamá me orientara en este tema?. Pues justo así, es como quiere tu hija ser orientada por ti.

Habla, pregunta, aclara dudas, escucha, y reconoce el valor que tuvo tu hija para pedirte tu apoyo.

Si hay aspectos que no sabes manejar, como por ejemplo, todo lo relacionado con este tipo de anticonceptivo por primera vez, entonces nadie mejor que un ginecólogo, para apoyarlas en el proceso.

Si te gustó esta nota o tienes más dudas al respecto puedes consultarle a Anna y seguirla en su Instagram aquí.