LA EDAD, queremos pensar que es solo un número, que el tiempo pasa pero no nos afecta, pero aunque seamos personas muy positivas y con mucho amor propio, también debemos ser personas realistas y sabemos que con el pasar del tiempo ocurren cambios en todo tipo de ser vivo.

Por Carolina Carreira – @carreira_caro

Creo que lo más importante a cualquier edad es mantener un balance manteniendo los pies en la tierra y amarnos tal cual somos desde el fondo de nuestro corazón.

Las mujeres por naturaleza, somos muy duras con nosotras mismas, nos juzgamos, criticamos y comparamos. En algunos casos más allá de niveles sanos, ocasionando dudas y desconfianza en nosotras mismas. Es nuestra “tarea” cambiar este sistema que tenemos, viéndonos con amor y hablándonos con palabras positivas que nos hagan crecer.

AMARNOS, al igual que amar a otro ser humano, es una resolución de todos los días. El amor no es algo que se da solo porque si y que perdura para siempre. EL AMOR se trabaja día a día, y así mismo el amor propio se debe reforzar y nutrir cada día. Dependiendo del grado de amor propio, será más sencillo o más difícil aceptarte y aceptar tu cuerpo como es independientemente de la edad.

NUTRIRTE CON AMOR

Desde mi punto de vista, y desde el punto de vista de muchas de mis amistades, mientras más maduramos, más divinas estamos. Y ahora voy a decirte por qué al madurar se puede ser MAÁS feliz con esos cambios que trae la edad y que debemos aceptar y amar.

Creo que la adolescencia es una de las etapas más duras para aceptarnos y aceptar nuestro cuerpo. Queremos ser perfectas como esas mujeres divinas modelos de revistas o películas. La adolescencia es la etapa donde se termina de formar el carácter y personalidad de una persona, y es justo en este momento que estamos batallando con aceptar nuestra altura, el tamaño de nuestros senos, la forma de nuestras nalgas y caderas, nuestra nariz, el tipo de cabello, la piel puede ser divinamente tersa, o sufrir la odisea de la etapa de espinillas, en fin…

De adolescentes podemos ser genéticamente bendecidas o tener que aprender más rápidamente a querernos con nuestro cuerpo, tal cual nos dieron el envase de nuestra maravillosa esencia.

Entre los 20 y 30, dependiendo del estilo de vida y de cuánto cuides tu cuerpo, tu físico reflejará medianamente cómo lo trates o cuides, ya que a esta edad la vida es benevolente y no se nota de manera excepcional cuánto te cuidas. Osea son edades que aún no reflejan de manera inmediata cómo te cuides; claro está, si tienes una pésima alimentación y estilo de vida, mientras más lo maltrates más se notará.

Cabe recalcar que siempre nuestras madres y abuelas tienen razón, y dependiendo de lo que hagas en estos años, se reflejará en tus 40 y 50, así que toma nota cuando te dicen: duerme lo suficiente, no te excedas en bebidas, no fumes, toma mucha agua, usa cremas para el cutis, etc. En estas edades ya tienes un poco más de experiencia, has vivido un poquito más y has tenido más años para darte amor y aceptarte tal cual eres, para leer sobre cómo cuidarte tanto en lo físico como internamente, y/o haces ajustes en cosas que quieres cambiar como color de cabello, meterte en un gimnasio, aumentar busto, y diferentes dependiendo de cada quien.

¡A los 40 y más! Ya han sucedido varios cambios que vienen con la edad, seguramente ya has notado que las ojeras son más difíciles de esconder, la arrugas son más marcadas, los huecos de los aretes ya son un poco más grandes, en ciertas áreas la piel es más suavecita (más delante será colgante jaja), aparecen manchas de sol o edad, aparecen las temidas canas, y aparecen en todos lados!, y podemos seguir con la lista de cambios que dependiendo de la genética  y de la manera de cuidarse en los 20 y 30, son más notorios.

¿DÓNDE ESTÁ el truco de aceptarnos con todos estos cambios?

!!AMARTE CON LOCURA!! Ámate tanto que nada te duela ni entristezca, ámate tanto que la alegría desborde tu alma por el simple hecho de ser una persona PERFECTA. ¡Si!, léelo nuevamente, PERFECTA.

También te puede interesar: ¿Qué es un bootcamp o retiro de ejercicios?

Eres una criatura perfectamente hermosa, eres diferente de todas las otras mujeres; puedes ser similar, pero eres diferente y perfecta tal cual eres, así como un tigre no es igual a un leopardo y cada tigre es hermosamente diferente del otro aunque todos parezcan iguales.

Tú eres diferente de todas las otras mujeres y perfecta tal y como eres. Ese es el gran secreto; amarte tanto que te rías al encontrar tu primera cana en tus partes íntimas, amarte tanto que te sientas felizmente libre de andar en ropa interior o desnuda caminando por tu casa, amarte tanto que sientes despreocupada pues sabes que al sentarte TODAS las mujeres tenemos “llantitas” y que eso es parte de la anatomía y no un desperfecto, amarte tanto que cada vez que te mires una arruga se te dibuje una sonrisa porque tus arrugas son la historia de muchas risas y de concentrarte haciendo lo que te gusta, amar tus estrías porque reflejan el amor que por meses estuvo en tu vientre.

No importa la forma de tu cuerpo, la estatura que tengas, ni la edad en la que te encuentres, el secreto siempre será AMARTE tal y como eres, hablarte con ternura cada día, crecer en tu amor propio, y recordar que debemos tener los pies en la tierra sabiendo que cada edad y etapa tiene sus características que debemos reconocer y aceptar con amor.

SOMOS PERFECTAMENTE BELLAS Y ÚNICAS

Si quieres saber más de mi o preguntarme algo sígueme en Instagram @carreira_caro