Cuando está a punto de expirar 2019, una de las noticias más esperadas en el ámbito de las tendencias, es el color designado por la firma de pinturas Pantone, que en esta ocasión en momentos de convulsos y de cambio ha optado por «un tono imperecedero, que infunde confianza y conexión y destaca por su elegancia y simplicidad», ha comentando en una nota la empresa.

El número 19-4052 Pantone Classic Blue resalta su deseo de consolidar cimientos fiables y estables sobre los que edificar nuestro camino hacia el umbral de una nueva era, señala Leatrice Eiseman, directora ejecutiva del Pantone Color Institute.

Según Eiseman, Classic Blue aporta una sensación de paz y tranquilidad y «ofrece refugio», una teoría muy filosófica que acompaña la reflexión de Eiseman: «Vivimos en una época que exige confianza y fe», y este tipo de azul ofrece un sentimiento «sólido y fiable» que anima a «ampliar nuestro modo de pensar y reta a profundizar en las cosas».

Durante dos décadas Pantone elige lo que considera el color del año, una sugerencia que influye en el desarrollo de productos y de compras no solo en la decoración de interiores, también en la moda el diseño gráfico o el envasado de productos.

El proceso de decisión tiene que ven con un intenso análisis de tendencias y un análisis del mercado en el que se incluye análisis de nuevos artistas, destinos turísticos, tecnología, películas o condiciones socioeconómicas.

Classic Blue es el color que releva a Living Coral, el tono designado por la firma para 2019, «energético y lleno de vida», un momento de cambio y contraste en el que la firma de pinturas siempre busca un mensaje. EFE