La casa real británica no lo menciona en su biografía, pero la duquesa de Cambridge trabajó un tiempo como camarera. Lo revela la propia Kate Middleton en A Berry Royal Christmas, el especial navideño de un programa de cocina en el que tanto ella como el príncipe Guillermo han participado, y que se emitirá esta noche en Reino Unido en la cadena BBC.

En un momento del mismo, la presentadora y cocinera Mary Berry y ella empiezan a preparar unos cócteles sin alcohol en un bar de Liverpool fundado por una asociación para personas adictas de la que la duquesa es patrona, Action on Addiction.

“Esto me recuerda a cuando hice de camarera en mis años de universidad”, dice entonces Kate. “¿Se te daba bien?”, le pregunta Berry. “No, ¡era malísima!”, responde entre risas. También comparte Kate Middleton con el público un pequeño accidente doméstico que sufrió una vez en la cocina con una licuadora. “Una vez hice sopa de espinaca y me olvidé de ponerle la tapa”, dice. “Así que la sopa acabó en el techo”.

En el palacio de Kensington, sin embargo, es ella quien a menudo prepara la comida, una tarea en la que suelen ayudarle sus hijos, a quienes intenta animarles así a ser lo más independientes que puedan. “Louis adora la remolacha. Y obviamente a Charlotte le gustan las patatas Charlotte”, dice.

Parece ser que tampoco al príncipe Guillermo le vendrá mal esta masterclass de cocina con Mary Berry. Aunque en el colegio de Eton aprendió a cocinar y en la universidad solía deleitar a Kate Middleton con su boloñesa cuando empezaron a salir juntos, el duque de Cambridge admite en el programa de la BBC que hoy sus talentos culinarios no pasan de preparar una taza de café.

Normal que, según revelará también Kate esta noche, una de las primeras palabras del pequeño Louis de Cambridge haya sido “Mary”, por Mary Berry y, tal vez, como llamada de socorro.