¡Ser mujer es fantástico! pero no cabe duda que en muchas ocasiones nos programamos para vivir al margen de las necesidades de otros, a poco no es una responsabilidad tremenda eso de ser ¡quienes garantizan el futuro de la humanidad!, las empresarias del nuevo milenio o las super profesionales multitasking.

Al margen de todo están muchas veces nuestros sueños y proyectos personales, esos que vamos postergado hasta garantizar que «todos estén bien», pues mujer que me lees, tengo algo importante que decirte, «que todos estén bien»… ¡comienza por tí! y no es necesario esperar a tener 40 o más para recordarlo.

Por: @vanemontillaf

Recientemente leí un libro que me impactó favorablemente, me atrapó su titulo en un anaquel y aunque hasta ese momento desconocía a su maravillosa autora, Lisa Congdon.

No dudé un segundo en traerlo conmigo cuando leí «Una Gloriosa Libertad, vidas extraordinarias de mujeres de más de 40». El libro agrupa más de 100 entrevistas que leí con detenimiento y como lo bueno trasciende hoy quiero compartirte un resumen de lo que aprendí de estas extraordinarias mujeres y otras que han tocado mi vida.

Ellas, que rompieron sus propios esquemas y más allá de lo esperado socialmente vivieron sus sueños sin importar la edad o su tardío despertar, puedes creer que hay algunas que se encontraron consigo mismas y lo que las hacía felices a los 80.

No quiero que eso te pase a ti y a mí tampoco! quiero que comencemos a conectarnos con nosotras lo antes posible, y si estas vivencias de ellas y otras mujeres extraordinarias que han tocado mi vida, pueden llamarnos a conciencia, pues aquí les van algunas de sus enseñanzas:


Lo que he aprendido de las mujeres extraordinarias de más de 40…

  • Es muy refrescante no tener que complacer a nadie más que a ti misma, en la edad madura, hay poco que demostrar.  Te sientes más segura de quien eres, te conectas con tus fortalezas y no te aflige decepcionar a las personas. ¿A poco esto no podríamos hacerlo desde antes?
  • Entiendes que no se trata siempre de hacer sino de ser, es importante exponer tu corazón y mostrarte realmente cómo eres. Utilizar menos máscaras y ser más amable contigo y con los demás.
  • Dedicas más tiempo y energía a proyectos realmente tuyos. De nada sirve compararte con quien eras de joven, no volverás a serlo, escucha tu cuerpo y fíjate nuevas metas. Eres la protagonista de tu propio espectáculo, toma tu lugar.
  • Corres al desnudo: Ya sabes lo que tienes, ya sabes que hacer, las equivocaciones te han hecho fuerte, caminas firme, con paso seguro. Construyes tu vida en función a lo que eres y no de lo que te sientes obligada a dejar de lado.
  • Entiendes que la salud es un privilegio, agradeces por eso y la cultivas cada día.
  • Sabes que no eres la ultima entrada de tu blog o el ultimo post de tu Instagram, sabes que el éxito es mucho más que premios o títulos, el verdadero éxito es conocerte, encontrarte a ti misma, agradecer tu camino y vivir en consecuencia.
  • No temes ser vulnerable, pides ayuda cuando desconoces algo, sabes que parte del éxito consiste en entender lo que se ignora. Comprendes que toda gran incertidumbre viene acompañada de grandes oportunidades. Cuando reconoces el mosaico completo de tus oportunidades y te aceptas como alguien que puede ser maravillosa, o no, puedes poner toda la fuerza de tu humanidad en lograr lo que quieres.
  • Aceptas todas tus experiencias, aprendes a responsabilizarte y amar la totalidad de tus vivencias, incluso las cosas que te hacen temblar de miedo o que normalmente te harían sentir avergonzada. Comprendes que los errores y fracasos son enseñanzas en la misma medida que nuestras victorias y éxitos.
  • Reconoces tu valor, y ese valor no es solo ser útil a los demás, es vivir tus sueños. Confías en que puedes abrir puertas que antes siquiera imaginaste.
  • Sabes que la edad no te detiene, no puedes imaginarte sin utilizar lo que sabes y está en tus manos para impactar el mundo. Aprendes que no tienes los años que dicta tu edad sino los que dicta tu determinación. La experiencia de vida te cambia la voz y los lentes con los que ves el mundo.
  • Sabes que el momento perfecto es el tuyo, como diría Debra Eve “Las flores ignoran si se abren en temporada o después, lo hacen en el momento justo”.
  • Conforme pasan los años y conoces el mundo se hace más interesante escuchar que hablar. Escuchas y oyes nuevas voces, incluso las de tu pasado, presente y futuro. No se trata de escuchar a otras personas y dejar que te definan, porque habrá mucha gente siempre queriéndote decir que hacer, se trata de escucharte a ti.
  • Te regocijas de vivir los momentos con los que un día soñaste. 
  • Asumes tus emociones como parte de tu auténtico ser y las expresas abiertamente, eres más valiente de expresarte intelectual y emocionalmente.
  • Te haces más ecuánime, resistes la tentación de querer controlar lo que no se puede controlar.
  • Sabes que es importante construir una red de apoyo, encontrar personas que vibren en tu misma frecuencia.
  • En ocasiones la libertad de la madurez te permite descubrir tu verdadera identidad. Entiendes que tus hijos no son tu posesión ni una extensión de tu ego.
  • ¡Aprendes a celebrarte! Cualquier cosa que valga la pena toma tiempo y requiere lidiar con el camino, muchas veces lleno de críticas, cuando alcanzas cada pequeño logro, celébrate.
  • Los éxitos repetidos crean confianza. Aún así, entenderás que la valentía es más importante que la confianza porque te obliga a probar cosas nuevas y a abandonar la comodidad, la valentía es necesaria para dejar de censurar tus sueños. Así mismo entenderás que los éxitos no están en las medallas o títulos ganados, sino en el viaje que has hecho para llegar allí, lo que aprendes de ti mientras te conviertes en tu mejor versión, disfruta el viaje.

«La edad me ha dado lo que estuve buscando toda mi vida: me ha dado a mi misma. Me ha brindado tiempo y experiencia, fracasos y triunfos, y amigos que han pasado la prueba del tiempo y me han ayudado a asumir mi forma actual. Ahora quepo en mí.  Por fin tengo una vida orgánica, y no necesariamente la que otros habían imaginado para mí, o que intentaron que llevara. Tengo la vida que anhelaba. Me he convertido en la mujer que ni siquiera imaginaba que podría llegar a ser»

Anne Lamott.

Luego de leer este libro, me puse a pensar en las mujeres extraordinarias de 30 que han impactado mi vida, me emocionó tener la certeza de saber que hay muchas más y que podría entrevistarlas para reunir sus experiencias y empoderar a otras mujeres, ¿qué les parece la idea? ¿A quien les gustaría que entreviste?

Si te gustaría, contacta a Vanessa aquí. 

Me encantaría que me compartieran sus impresiones en los comentarios de esta entrada o se den una pasada por mi Blog en www.vanessaferrerstore.com e intercambiemos experiencias:

Lo que he aprendido de las mujeres extraordinarias de más de 40…