Y como todos los años, la ciudad de Las Tablas se vistió de lujo al recibir miles de hermosas mujeres luciendo el traje tradicional panameño, “la pollera”.

Por Carolina Carreira – @carreira_caro

Con una participación de más de cien delegaciones, y un público que llenaba las aceras de esta ciudad, Las Tablas fue el centro de atención del país en este fin de semana del 11 de enero.

Con un hermoso y candente sol de verano, el desfile inició unos minutos antes de las 2pm, lo cual a mi parecer era tarde para la cantidad de personas y delegaciones que participaban.

Las delegaciones gubernamentales, de empresas privadas y familias dijeron presente en este evento que reúne miles de personas que se amontonan en los portales, balcones y aceras para ver desfilar las hermosas empolleradas y caballeros en camisillas.

Hermosísimas polleras de gala, montunas, de faena, y hasta congas participaron de este evento, al son de la música de tamborito, piezas típicas y tonadas de murgas de carnaval. Carros alegóricos con temas folclóricos y por supuesto los carros de las bebidas de hidratación … y también de diversión.

Hermosos tembleques brillando con los reflejos del sol, espectaculares colores de polleras  hondeando con el viento al son de los tambores y el aplauso de los espectadores, un evento que realmente hay que vivir para entender el orgullo y emoción que transmite un evento de esta magnitud y esplendor.

Polleras propias, heredadas y alquiladas, las opciones son amplias, solo asegúrate de estar correctamente ataviada, pues si mezclas accesorios, no llevas los correctos o incluso si el largo de la pollera es incorrecto, prepárate a salir en “la ambulancia del folclor”; siempre que quieras participar y ataviarte, asegúrate de asesorarte correctamente para lucir con orgullo nuestra pollera.

Si participas en una delegación, podrás recorrer las calles de Las Tablas, Calle Abajo y Calle Arriba al son de la música y las sonrisas de todos los participantes y asistentes de este evento. He de recalcar que este evento además de lograr un alto número de asistentes, logra tener un alto sentido de respeto, orden y valores, puesto que cada empollerada porta una alta suma en joyas, tembleques, e inclusive las polleras en si, y no se dan malos incidentes, al contrario, es el momento donde los viejos joyeros son desempolvados y las cajas fuertes son abiertas para poder mostrar al público las más finas joyas que adornan la pollera panameña.

View this post on Instagram

#milpolleras2020 #milpolleras #LasTablas @melaniemruiz

A post shared by Desfile de las Mil Polleras (@desfiledelasmilpolleras) on

Cae la noche y la gente sigue en son de fiesta, aún hay delegaciones desfilando, cantalantes, tonadas, murga, olor a carne en palito y la alegría de las salomas, el orgullo es grande y las ganas de lucir la pollera aún mayor, el ánimo sigue al pie del cañón y las hermosas empolleradas desfilan sonrientes por las calles de la ciudad de Las Tablas.

Por parte de la organización recomendamos que para los años siguientes comiencen más temprano, pues a medida que se suman más delegaciones, así mismo se alarga el evento y termina más tarde; es penoso que a las 12 de la noche aún quedaran delegaciones en fila esperando para salir a participar, ser vistas y aplaudidas como todas las demás; por todo los demás, felicitamos a todos quienes participaron de tan hermoso evento donde resalta el folclor panameño.

Por supuesto que cuando vayas, no dejes de pasar por una fonda a saborear un delicioso sancocho y disfrutar sin remordimientos los «pastelitos» o torrejas y el riquísimo puerquito.

Si te gustó esta nota, sigue a Caro en su Instagram aquí: @carreira_caro