Pronto están los niños por salir de vacaciones, y con ello inician los padres a escuchar la frase “¡Estoy Aburrido!”.

Por Johana Hall Olivares @Cdcpanama

El aburrimiento es algo que tememos, pero es una parte importante de nuestras vidas. Y hacer que nuestros niños lo manejen de frente podría ser una de las mejores cosas que podemos hacer por ellos.

Dejar que se aburran puede ser aterrador la primera vez que lo haces, pero es mucho más fácil de lo que parece. Se quejarán al principio. Solo espera unos minutos y encontrarán algo que hacer por su cuenta. Eso es más que estar bien, es una habilidad esencial que necesitarán por el resto de sus vidas.

Innumerables estudios han demostrado que las personas son más creativas cuando están aburridas. Eso también es cierto para nuestros niños. Así es como funciona la mente humana. Cuando nuestras mentes se aburren, comienzan a soñar despiertos, y ese soñar despierta el pensamiento creativo.

Cuando nuestros niños no tienen nada que hacer, ejercitan su imaginación y esa podría ser la habilidad más importante que pueden desarrollar. El lugar de trabajo al que van a ingresar nuestros hijos está cambiando rápidamente, y no tenemos la capacidad de prepararlos para ese mundo. Se necesitará mucha creatividad para adaptarse.

Por ello, no está mal que en estas vacaciones dejes que tu niño se aburra y ejerciten su imaginación.

Te brindo algunas actividades que puedes hacer con ellos para que no se aburran:

  • Disfruta de la naturaleza. Aproveche los días soleados explorando el mundo natural (simplemente no olvide el protector solar).
  • Ve a observar pájaros. Toma fotos y realiza un seguimiento de tus avistamientos. Usen una aplicación o guía para identificar distintas especies como Birds Check.
  • Experimenta los sitios locales (museos, parques).
  • Crear un día de picnic en algún parque cercano a tu hogar.
  • Hacer un viaje por carretera. Hacer una excursión explorando lugares de interés.
  • Crea un club de verano de lectura en casa, manteniendo una lista de todos los libros que podrían leer durante las vacaciones.
  • Realiza experimentos en casa. Dejen volar la imaginación con experimentos sencillos como col o lechugas de colores. Así podrán conocer como las plantas absorben el agua con distintos tintes de colores.
  • Hacer una carrera de rompecabezas. Usa rompecabezas de acuerdo a la edad de tu niño y mira quién termina primero, pueden hacerlo una y otra vez para mejorar su récord.
  • Juegos de mesa. Puedes utilizar diversos juegos, así estimulas diversos aspectos de la personalidad de tu niño, como la paciencia, la concentración, la lógica, la capacidad de deducción, la tolerancia a la frustración y saber aceptar la derrota en el juego limpio.
  • Crea con tu hijo un calendario de actividades que les gustaría realizar en las vacaciones. Permítele formar parte de la organización de las mismas y estrategias para que no se aburra.
  • Y por último, pero no menos importante, TÚ. Si, tú como padre. Recuerda que eres el mejor entretenimiento para tu hijo. Dedícale tiempo, escúchalo y permítele en este período sentir que estás con el sin prisas