Es natural sentir tanta emoción por la organización de tu boda, todo parece un sueño y simplemente quieres que sea perfecta.

Por Mila Eventos – @milaeventospty

En estos tiempos para muchas parejas el presupuesto de la boda es algo que se construye poco a poco con ahorros o préstamos. Es muy importante entonces cuidarlo y sacarle el máximo provecho, mi recomendación es hacer una lista completa de todo lo que sueñan para ese día y luego darle a cada cosa una prioridad 1, 2 y 3.

Luego que tienen claras las prioridades dediquen un tiempo a hacer un análisis más profundo para determinar qué tan básico o elaborado desean cada producto/servicio. Es aquí donde se detectan la mayoría de gastos innecesarios y se previene la desviación del presupuesto.

Revisemos qué gastos pueden llegar a ser innecesarios para tu boda:

1. Vestido: Es cierto que es el centro de todas las miradas, sin embargo, evalúa la opción de alquiler o aprovecha los descuentos de temporada. 

2. Impresión de papelería de la boda: Toda papelería en la boda suele acabar en el suelo o dejada en la mesa, puede ser un detalle personalizado para tus invitados pero mi recomendación es que seamos verdes y utilicemos los medios digitales para enviarlo a tus invitados un día antes o el día de la boda.

3. Centros de mesa con mucha altura o volumen: Si tu boda no es temática elige centros de mesa medianos. Esto no solo permite reducir el presupuesto sino que facilita la interacción entre los invitados en la fiesta.

4. Un pastel de boda demasiado grande: Generalmente el dulce de bodas no se reparte en la celebración y termina siendo repartido a las personas más cercanas a los novios días después.

Evalúa un dulce de 3 pisos de menor altura, resaltarlo con una bella base alta y complementar este espacio con la decoración que se ajuste a la temática de la boda.

5. Artículos para hora loca: En los meses de antes de la boda se adquieren artículos que parecen divertidos, interesantes y originales.

Al empacar todas estas cosas días antes de la boda puede ocurrir que sin darse cuenta se excedieron en artículos e hicieron gastos innecesarios. Fíjense una fecha para la compra de estos artículos y calculen un máximo de 2 artículos por invitado, aunque un solo artículo no es mala idea.

6. Artículos para ceremonia religiosa: Porta arras, porta anillos, cestas de las floristas, etc.

Todo esto puedes hacerlo con tanto cariño meses antes de la boda en lugar de comprarlo, apuesta por tus talentos, inspírate y hazlo tú misma. Esto suele ser menos complicado para bodas románticas, vintage, bohemias y rústicas.

7. Regalos para los invitados: Además de un gasto es un estrés pensar en algo que guste a todos los invitados por igual, igualmente piensen en la logística para llevar estos artículos al hotel (en ocasiones son de materiales frágiles como cartón o vidrio).

Una alternativa es dar un recuerdo personalizado a esos invitados especiales y entregarlo junto con la invitación.

7. La lista de invitados: Muchas parejas suelen invitar por compromiso y probablemente estos invitados no sean parte de su círculo cercano y terminen por no ir haciendo que la inversión de ese plato se pierda.

No teman en invitar a los invitados que sean cercanos para ambos y que su boda sea íntima. Otra estrategia es realizar la confirmación de invitados al menos 1 semana luego de repartidas las invitaciones para que ambos tengan tiempo de invitar a otra persona.

¡Novios, los límites son importantes, confíen en su intuición y su personalidad! Verán que al día siguiente sentirán la satisfacción de que todo en su boda fue justo como lo querían ambos.

Un abrazo, Mila. 

Puedes seguir a Mila en su Instagram aquí.